Los líderes se han reunido para coordinar posturas y han coincido en destacar que la Unión Europea debe demostrar un claro liderazgo para motivar a otros países a avanzar en la consecución de los objetivos y para aumentar la presión sobre aquellos que no planean aumentar sus compromisos.

Este liderazgo europeo tendría como objetivo movilizar a los países asistentes a la Cumbre para elevar el nivel de ambición global en 2020, especialmente en el ámbito de la descarbonización. También han aprovechado la reunión para abordar lo relativo a esta materia de cara al de diciembre.

Finalizada esta reunión, el presidente del Gobierno en funciones ha mantenido sendas reuniones bilaterales con el primer ministro de Francia, Eduard Phillippe, y con el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres.