El secretario general, , anunció este miércoles que el PSOE está trabajando en una modificación del Código Penal para “adecuar el delito de rebelión a la España del siglo XXI” y, más concretamente, “a los hechos de estos últimos meses” en Cataluña, donde se ha pretendido romper la unidad territorial saltándose la ley.

“Tenemos que aprender de la experiencia vivida” y que “la Constitución es un bien jurídico que debe ser defendido”, ha dicho Pedro Sánchez, quien ha explicado que el delito de rebelión está tipificado y vinculado desde el año 1975 a los golpes militares, y “ahora estamos ante un hecho completamente distinto, inimaginable hace años, y es que responsables políticos al frente de instituciones públicas se están valiendo de esa posición para, de manera subrepticia, conculcar el orden constitucional”.

En una entrevista en ‘Los Desayunos’ de TVE, Sánchez subrayó que “si el Gobierno plantea esta modificación, el PSOE la apoyará”, y que “si no lo hace, será el Grupo Socialista quien lo lleve al ” para su debate, y “espero que pueda contar con el apoyo de todas las fuerzas parlamentarias”.

Señaló que la reunión que mantuvo ayer con el presidente del Gobierno para acordar la respuesta ante la probable reedición del desafío secesionista catalán fue “necesaria, oportuna y tranquilizadora”. “El secesionismo debe ser consciente de que se va a encontrar con un muro, el del Estado social y democrático de derecho”, y también con “la unidad de todos los demócratas, de las fuerzas que defendemos el orden constitucional y, singularmente, de los dos principales partidos del país”, dijo Pedro Sánchez.

En opinión del líder socialista “nos estamos enfrentando a una crisis que va a durar años, pero que tenemos que abordar”, del mismo modo que “a lo largo de nuestra historia democrática nos hemos enfrentado a situaciones que han exigido unidad y generosidad, pero también el demostrar fortaleza y resiliencia por parte del Estado democrático y de derecho”.

“En esta ocasión lo vamos a volver a lograr –dijo-, nos va a costar mucho tiempo y energías, que podríamos estar destinando a otras cuestiones, pero esta es la realidad de la política global y española”. “Me gustaría que fuera entre todos. No es momento de ventajismos, ni de pensar en si voy a arañar más votos aquí o allá, sino de pensar en las generaciones futuras y en nuestro país”, donde “la unidad, la convivencia, el respeto a la legalidad, a la democracia y a la igualdad entre españoles estén garantizados”.

En todo caso, explicó que “el 155 es una medida excepcional para devolver a Cataluña la legalidad, en caso de que se violente, pero acto seguido necesitamos un proyecto político de reforma democrática y territorial para resolver este problema”.

En ese sentido, recordó que “el PSOE tiene una propuesta encima de la mesa de reforma constitucional y actualización del Estatuto de Cataluña”, pero “no conocemos qué propuesta tienen Rivera y Rajoy, y creo que es fundamental que nos digan exactamente qué plantean para resolver esta cuestión, más allá de vivir de la excepcionalidad”; porque “en muchas ocasiones cuando escucho a Rivera me da la sensación de que se esconde detrás de las medidas excepcionales para tapar su falta de proyecto político, es más, para esconder también su intencionalidad política, que es la de Aznar hace años: utilizar el problema territorial como arma electoral”.

Licenciatura de

Preguntado por las sombras que existen en la licenciatura ‘exprés’ de Pablo Casado, que hoy publica un medio de comunicación, Pedro Sánchez consideró que “es raro” haber aprobado la mitad de las asignaturas de la carrera de Derecho, “que es de muchos codos”, en “un curso académico de nueve meses”. En cualquier caso “tendrá que explicar sus razones y habrá gente que se las crea y quien no”.