​Pedro Sánchez ha transmitido a su deseo y el de todo el Gobierno de que bajo su dirección la RAE inicie un período muy positivo y que continúe con su labor unificadora, no solo manteniendo su autoridad lingüística entre toda la comunidad de hispanohablantes, que está compuesta por 570 millones de individuos, sino también fomentando la creación de academias en cada uno de los países de Hispanoamérica.