El Secretario General, , se refirió hoy a la manifestación celebrada ayer en Cataluña con motivo de la Diada y ha asegurado que “entre la ruptura y el inmovilismo, hay un término intermedio que es el de la reforma de la Constitución” tal y como defienden los socialistas.

En una entrevista en RNE, Pedro Sánchez señaló que “lejos del silencio de Rajoy, que no sé exactamente dónde está como Presidente del Gobierno en esta crisis de Estado que tenemos, y lejos también de las soflamas independentistas de Mas”, hay que “abrir un espacio de centralidad en la política catalana, que es por lo que nosotros abogamos” y lo que “quiere la mayoría” de la sociedad.

“No podemos continuar así; tanto Rajoy como Mas deben sentarse y afrontar un proceso de renovación constitucional que es lo que ha propuesto el ”, insistió Sánchez, para quien “la mejor forma de defender la Constitución es reformarla”. Y añadió que, mientras “el independentismo quiere primero votar para romper y luego acordar los términos de la ruptura, nosotros defendemos primero acordar y luego votar los términos del acuerdo”.

En definitiva, y más allá de la cuestión jurídica y legal, Sánchez abogó por “buscar soluciones políticas” y por apelar a la voluntad y al liderazgo de las dos instituciones principales: la Generalitat y la Presidencia del Gobierno, porque “hay un problema, estamos a las puertas de una crisis de Estado, y lo que los ciudadanos esperan de sus presidentes es, precisamente, liderazgo político para resolverlo”. “Hoy es más importante tender puentes que abrir frentes y, desgraciadamente, en Cataluña estamos viendo demasiados frentes y pocos puentes”, aseveró.

En su opinión, son “muchos los condicionantes, las voluntades y anhelos” que se expresaron ayer en las calles de Cataluña y que tienen que ver con “una crisis sin fin, la falta de trabajo o de empleo digno”, la existencia de “desigualdad”, de “hartazgo con la política y con la corrupción”. Pero, frente a ello, “los políticos tenemos que apelar a todo lo que nos une, a todo aquello que nos queda por hacer”. “La catalana es una gran sociedad y los desafíos que ellos tienen por delante y que son comunes en el conjunto de España solo vamos a poder resolverlos juntos” y “no de manera separada”.

PSC

Respecto a la postura que defiende el PSC en Cataluña y que coincide plenamente con la , Pedro Sánchez quiso subrayar el ofrecimiento que han hecho los socialistas catalanes para “dar estabilidad con sus 20 diputados en el Parlament, a cambio de que el President Mas abandone la vía soberanista y apele a la tercera vía que es, al final, la única vía posible para mantener la convivencia en España”

Elección directa alcaldes

Acerca del hecho de que el Gobierno haya aceptado sacar la reforma electoral de la negociación parlamentaria sobre las medidas de regeneración democrática, Sánchez señaló que esta decisión es “de sentido común” y que si hablamos “en serio” de regeneración democrática “tenemos que hablar del fin de los indultos, de la revisión a fondo de los aforamientos, de la limitación de mandatos, de la financiación de los partidos políticos” o de la extensión de las primarias al resto de fuerzas políticas; “pero no hablar de una parte de la Ley Electoral, que es la revisión de la elección de los alcaldes”.

“Si queremos entrar en la revisión de la ley electoral, hagámoslo, pero a fondo y fuera del momento electoral” y con consenso, afirmó.

Oposición ciudadana

Sánchez insistió en que el PSOE tiene que hacer una “oposición ciudadana”, porque “hay que cerrar la brecha de desconfianza institucional que existe ahora mismo por parte de la ciudadanía respecto a su sistema político y sus instituciones”. “Tenemos que hacer más presente y más visible la voz de la calle en los debates parlamentarios”, sentenció.

“La clase media necesita un partido que acuda en su socorro, que la defienda en las Cortes Generales”, porque “las reformas que está planteando el PP van en contra de los intereses de las clases medias”, como la reforma fiscal, o los recortes en educación o sanidad.

“Es muy importante para España que haya un PSOE fuerte y unido como alternativa de Gobierno a una derecha que está haciendo sufrir a España”-dijo-, por ejemplo, con la reforma laboral. En este sentido, recordó que ha pedido al Presidente del Gobierno que derogue la reforma laboral, que suba el salario mínimo interprofesional, o que se extienda el subsidio de desempleo a los parados sin rentas con cargas familiares.

Sánchez señaló que el PSOE defiende un proyecto político que se base en la reindustrialización de España, en la regeneración democrática, que defienda los derechos y las libertades en este país, frente a un Gobierno que es una apisonadora de derechos y libertades, y que estemos presentes en los debates de fondo de la UE”, en los que el Ejecutivo “está ausente”, tal y como demuestra el resultado del proceso de negociación y de composición del Gobierno europeo.

LOMCE

En materia educativa, el Secretario General del PSOE pidió al Gobierno “que no ponga en marcha la LOMCE, porque es una ley que no cuenta con el consenso debido” y ha ofrecido “un pacto por la estabilidad y la excelencia de la educación”, que “eleve la inversión al 7% del PIB en 8 años, situándonos por encima de la media europea”.

Respecto al anuncio de Ana Botella de que no se va a volver a presentar a las elecciones a la alcaldía de Madrid, Pedro Sánchez aseguró que esto demuestra que estamos ante el “naufragio del proyecto del PP en Madrid”, una ciudad que “he perdido brillo” como consecuencia del proyecto que ha liderado Botella en estos años y por la herencia de Gallardón “en forma de deuda”.

Cañete

Preguntado por el sentido del voto de los socialistas españoles en en la votación para elegir a Arias Cañete como Comisario de Clima y Energía, Sánchez apuntó que “vamos a escuchar cuáles son sus propuestas, sus políticas y objetivos y a partir de ahí decidiremos”, aunque “los precedentes de su gestión en el Ministerio no son positivos” y no parece “decidido y comprometido con el cambio climático”, que es un tema fundamental.

“Nos alegramos que haya un español en , pero no es una cuestión de nombres ni de nacionalidad, sino de políticas”.