​El objetivo de esta visita es el de reiterar el compromiso de España con la defensa de los derechos humanos y los valores y principios de esta organización, cuando se cumplen 70 años desde su creación.

Pedro Sánchez se ha reunido con representantes de las diferentes instituciones que integran el Consejo de Europa: el secretario general, ; la presidenta de la , Liliane Maury Pasquier; el presidente del , Anders Knape, y finalmente el presidente del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, . A todos ellos Sánchez les ha trasladado que el ha hecho de los derechos humanos una prioridad desde el primer día, restableciendo la sanidad universal, defendiendo la igualdad de género, volviendo a dotar la Ley de Dependencia y avanzando en derechos llamados ‘de cuarta generación’, en línea con la Agenda 2030 de la .

Pedro Sánchez les ha recordado también cómo España dio rápidos pasos para formar parte del Consejo de Europa y se convirtió en Estado miembro en 1977, en lo que fue “una forma de validar nuestras credenciales democráticas y también de intentar blindarnos frente a cualquier tentativa de involución”. Así, en el 70 aniversario de la organización, Sánchez se ha comprometido a desarrollar un programa de conferencias que evoquen el significado del Consejo, así como a emitir un sello conmemorativo con carácter extraordinario.

Durante su encuentro con el presidente del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, Guido Raimondi, Sánchez ha subrayado que España está dotada de un sistema constitucional directamente relacionado con el Convenio Europeo de Derechos Humanos en lo que a derechos fundamentales y libertades públicas se refiere, y de un sistema interno de recurso de amparo en materia de derechos humanos ante el , lo que explica que España tenga una de las cifras más bajas de condenas por habitante, siendo también uno de los países que con mayor prontitud en ejecutar las sentencias.

En su discurso ante el del Consejo de Europa, que representa a 47 países, Sánchez ha subrayado la fortaleza de nuestra democracia y ha señalado que la esencia de la España actual es ser un Estado de derecho, en el que los derechos individuales, las libertades públicas y los derechos de las minorías están garantizados y protegidos.

Asimismo, Pedro Sánchez ha defendido el papel del Consejo de Europa como garante de los derechos y libertades fundamentales “de todos” a través de sus tratados, tribunal y protocolos, y como instrumento para frenar el auge de los populismos y nacionalismos excluyentes en Europa. También ha resaltado la importancia de luchar contra la corrupción política y ha celebrado las iniciativas que el Congreso de Poderes Locales y Regionales ha puesto en marcha para este fin.

Sánchez ha dicho que es fundamental lograr la plena participación de la en el Consejo de Europa con derechos y también deberes, ha defendido una vez más el multilateralismo, alertando que en el pasado “el fracaso de las instituciones multilaterales y la banalización de la democracia fueron el preludio de grandes tragedias”, y ha llamado a evitar que la aplicación del Plan de Contingencia nos lleve una nueva fractura entre ciudadanos con sus derechos fundamentales protegidos por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y los que no lo están.

En esta línea, ha pedido que en la reunión anual del Comité de Ministros, prevista para mayo en (Finlandia), se busque una solución para evitar que las capacidades del Consejo de Europa se vean disminuidas como consecuencia de la aplicación de dicho plan, cuya puesta en marcha ha calificado de “un paso atrás”.