El secretario general del PSOE, , aseguró hoy que “si la única salida que propone el independentismo se llama Puigdemont, entonces es que no quieren una salida”, y que “la sesión de investidura se podrá aplazar, pero lo que no se va a poder aplazar más son los problemas reales de los catalanes”.

En la presentación de Franco en el Desayuno del Fórum Europa, Pedro Sánchez ha advertido que “la involución democrática que sufre Cataluña tiene un nuevo episodio: el independentismo contra el independentismo; una lucha de poder cuyas víctimas serán de nuevo los catalanes y catalanas”.

El líder socialista también se ha referido al papel del gobierno central y ha señalado que “en política el que no hace nada, tampoco es nada”. Y es que a su juicio, “el presidente Rajoy debe dar una respuesta política, un horizonte de salida, a la crisis catalana”, y no olvidar que “la finalidad de un gobierno no es conservar el poder sino resolver sus problemas en lugar de cronificarlos”.

También ha subrayado que “el independentismo no tiene la razón jurídica ni tampoco la razón política” y que “no deben olvidar que pueden contar con una mayoría parlamentaria, pero no cuentan con la mayoría social”. Por eso, “contra el muro de la irresponsabilidad”, ha reivindicado “el valor de la cordura”; esa que “se necesita para que en Cataluña se empiece a hablar de lo trascendente: la sanidad y la educación, el progreso social y de una recuperación económica que tiene que ser justa y llegar a la mayoría”.

Brecha salarial

Durante su intervención, Sánchez subrayó que, además de resolver los problemas de convivencia, otro de los retos del país es “recuperar la igualdad” y se refirió a las declaraciones de sobre la brecha salarial, un problema que-apuntó- sufre “la mitad de la población”, pero “el presidente del gobierno piensa que éste no es asunto suyo”.

A juicio del líder socialista, la frase de Rajoy no nos metamos en eso “no fue un desliz, sino una declaración de intenciones: el presidente no quiere luchar contra la desigualdad, lo que quiere es consolidar una sociedad desigual”.

En este sentido, Sánchez recordó que siendo líder de la oposición, “el actual inquilino de La Moncloa, recurrió ante el la ley de igualdad de género aprobada por una administración socialista”.

Afirmó que “España no necesita más remiendos, ni parches”, sino “un horizonte común, un proyecto” para una mayoría que, piense como piense, considera que “ya va siendo hora de pasar página de uno de los capítulos de la historia de nuestro país donde, por desgracia, la corrupción y la desigualdad se repiten con demasiada frecuencia”.

El secretario general presentó la intervención del secretario general de los socialistas madrileños, , definiéndole como un “hombre de principios”, que “viste los colores del con pasión y con altura de miras”.

Sánchez se mostró convencido de que “con José Manuel al frente, el PSOE va a construir un proyecto de cambio para Madrid en 2019”. “No de cambios estéticos y vacíos de contenido, sino un cambio seguro, desde la izquierda de gobierno que representa el PSOE” y que no solo necesita Madrid, sino que “se exige también para el conjunto de nuestro país”.