La portavoz del Gobierno, , ha instado a abordar el diálogo en Cataluña dentro de la Constitución y el Estatuto de Autonomía y ha pedido al independentismo que abandone “su monólogo” y reconozca a quien no lo es, porque “los primeros que tienen que hablar son los partidos catalanes entre ellos”.

En la rueda de prensa posterior al , Celaá ha dicho que el preacuerdo PSOE-Unidas Podemos para formar gobierno apuesta por un diálogo en ese marco legal, que no dé “ni un paso fuera de la Constitución, ni un paso atrás”. “Quien se oponga a caminos abiertos por la Constitución y el Estatut tendrá que explicar por qué y qué propone a cambio”, ha agregado.

La portavoz ha añadido que ese pacto tiene como uno de sus dos objetivos fundamentales “garantizar la convivencia en Cataluña”; el otro es la “justicia fiscal” y el equilibrio presupuestario”.

ABANDONAR FÓRMULAS DEL PASADO

Para garantizar la convivencia en Cataluña, el preacuerdo suscrito entre PSOE y Unidas Podemos apuesta por “seguir fomentando el diálogo en Cataluña y, frente a las fórmulas del pasado, lo hará con las garantías del futuro, entendimiento, encuentro, convivencia”, ha precisado.

No obstante, Celaá ha evitado concretar, pese a que se le ha preguntado expresamente por ello, a qué se refiere cuando ha hablado de esas fórmulas del pasado.

Sí ha precisado la portavoz que el primer diálogo ha de ser de los “partidos catalanes entre ellos”, como el jueves señaló el presidente del Gobierno, , preguntado por la iniciativa de la mesa de partidos fuera del Parlamento y coordinada por un relator que el Gobierno llegó a aceptar, aunque luego reculó, cuando intentaba recabar el apoyo de los independentistas para aprobar unos Presupuestos de 2019.

ABSTENCIÓN INDEPENDENTISTA, ÚNICA VÍA

Celaá también ha reconocido que la fórmula de un Gobierno de coalición con Podemos que pueda salir adelante con la abstención de partidos independentistas es la “única alternativa posible en el nuevo escenario” surgido tras el 10 de noviembre.

La ministra ha admitido que el Gobierno no cree que vaya a haber unas terceras elecciones, pero ha recordado que es responsabilidad del resto de fuerzas políticas, no sólo del PSOE, evitarlo.

En su opinión, los españoles dijeron el pasado domingo en las urnas que, en su mayor parte, “apuestan por medidas progresistas” para responder a los desafíos que tiene el país por delante, rechazando “recetas conservadoras” y “fórmulas involucionistas”.

Así, Sánchez se ha puesto a trabajar para conformar un Gobierno progresista antes de Navidades que se convierta en “referente europeo” en la protección de los derechos sociales.