​Planas ha afirmado que la negociación de la futura PAC será la principal prioridad de su Departamento en los próximos meses, resaltando la necesidad de que España cuente con una posición ampliamente consensuada para presentar con fortaleza nuestras posiciones en el proceso negociador de la PAC en el Consejo de Ministros de Agricultura de .

Trabajo conjunto y objetivos comunes

Para ello, ha señalado que trabajará para que los reglamentos presentados por la Comisión cuenten con todas las opciones que permitan acordar un modelo de aplicación de la PAC en España, en el que tengan cabida todas las singularidades de nuestro modelo diverso y productivo.

El ministro ha distinguido dos fases de las negociaciones: la primera, que irá hasta el mes de mayo del próximo año, fecha en la que tendrá lugar el que apruebe definitivamente las perspectivas financieras y el último Pleno del ; la segunda, una vez se haya alcanzado un acuerdo en la Unión Europea, cuando será el momento de establecer las modalidades de aplicación de la PAC en España.

En ambas ha apostado por un trabajo conjunto con el sector y las comunidades autónomas, que hará posible que la postura española ante las negociaciones del y del paquete legislativo de la PAC post 2020 sea más efectiva.

Compartimos objetivos comunes, ha señalado Planas, en los aspectos que debe contemplar la PAC. Una política europea ambiciosa, para afrontar los retos y compromisos de la UE, con un presupuesto suficiente en beneficio del sector agrario, con especial interés y apoyo a la incorporación de jóvenes y mujeres, para desarrollar sus proyectos profesionales, que puedan ayudar a revertir el envejecimiento del campo de nuestras zonas rurales.

Vamos a trabajar conjuntamente, ha añadido el ministro, por el sector agrario, para que cuente con herramientas y apoyos que aseguren la rentabilidad de sus explotaciones, y muy especialmente por la viabilidad de las pequeñas y medianas, que son la base de la agricultura familiar.

En esta línea, el ministro ha señalado que el documento hoy presentado es profundamente español, porque defiende los intereses de nuestros agricultores y ganaderos, y profundamente europeo, porque se sitúa en el marco de una política común europea, que es la que quiere España.