El polémico documental “Silenciados, cuando los maltratados son ellos”, del albaceteño Nacho González, será estrenado en España el próximo 19 de Noviembre (día del hombre) tras casi dos años de bloqueos, ataques, injurias, boicots y amenazas.

La polémica persigue al proyecto desde su mismo inicio ya que, incluso la plataforma de “crowdfunding” con la que pretendía financiarse (Verkami), cedió a las presiones de quienes, sin haber visto el documental ni conocer el guión, ya lo tachaban de machista y de “documental de maltratadores”. A partir de ahí comenzó una odisea que obligó al equipo a financiar el proyecto mediante ingresos directos en una cuenta bancaria habilitada a tal efecto y a través de .

El rodaje se llevó a cabo casi en secreto para evitar problemas con quienes se manifiestan claramente en contra de reconocer que también los hombres pueden ser, y son, maltratados.

Tras la fase de edición, el documental fue presentado a diversos festivales pero sólo tuvo aceptación fuera de las fronteras españolas (Los Ángeles, , Chile, Uruguay…). En España, mientras tanto, el documental seguía esperando su estreno hasta que llegó el Festival de Cine y Derechos Humanos de .

No fue necesario esperar más de dos o tres días para que el festival, tras recibir amenazas y presiones, decidiera, valga la redundancia, “silenciar” el documental, ya que, al parecer, algunas de las amenazas (realizadas por teléfono, tal vez para no dejar constancia), aseguraban que, en caso de seguir adelante con la proyección del filme, peligraría la continuidad de nuevas ediciones del citado festival.

A la noticia de la retirada del documental sucedieron cientos de mensajes por distintas vías reprochando al festival su falta de compromiso y respeto para con los derechos y el sufrimiento de los hombres y las víctimas de la LIVG por lo que, en un “giro inesperado”, el festival publicó su intención de proyectar el documental fuera de la sección oficial para que todo el mundo pudiera verlo y generar un debate en torno a la problemática.

Unos días más tarde, las amenazas al festival se tornaron más agresivas y el director del mismo publicó su desvinculación definitiva con el documental.

Lejos de terminar todo en este punto se consiguió mantener fecha y lugar de proyección. La respuesta a ello por parte de algunos grupos feministas radicales ha sido organizarse pidiendo a sus seguidores boicots y escraches tanto a la sala de cine como al director de la cinta.

A día de hoy, y a falta de 5 días para la premiere (domingo 19 de Noviembre), la intención de proyectar el documental sigue en pie. Pero centenares de mensajes se suceden cada día en las redes sociales en torno a la polémica suscitada por aquellos que, sin haberlo visto, lo tachan de machista y de auspiciar la violencia contra las mujeres, cuando, en realidad, lo que se intenta hacer en la película es dar visibilidad a una realidad que nos rodea: además de mujeres maltratadas, en nuestro país también hay hombres que sufren maltrato por parte de sus parejas.