Agentes de la han desarticulado un grupo dedicado al tráfico y venta de cocaína en el distrito madrileño de . La red estaba integrada por cinco personas que, de forma estructurada y con un detallado reparto de tareas, llevaban a cabo venta al “menudeo” de droga. Además se han efectuado tres registros domiciliarios donde se han incautado más de 700 gramos de este estupefaciente, precursores y más de 5.000 euros en efectivo.

La investigación se inició gracias a una denuncia anónima que alertó sobre el tráfico de drogas por una banda organizada en el barrio madrileño de Villaverde. Con las primeras pesquisas los agentes lograron identificar a los integrantes de la trama -cuatro hombres y una mujer- y localizar las viviendas donde desarrollaban su actividad delictiva.

Piso como almacén del estupefaciente

La trama almacenaba la droga en un inmueble de , donde presumiblemente también realizaban labores de “corte” para aumentar la cantidad del estupefaciente. Tras varias pesquisas los agentes averiguaron que los clientes contactaban con la organización a través de llamadas telefónicas. Una vez habían llegado a un acuerdo, el último eslabón de la cadena organizativa -el vendedor- se citaba con los consumidores en la vía pública para intercambiar la droga a cambio de dinero. Para evitar ser descubiertos, los miembros de la banda adoptaban importantes medidas de seguridad como variar los distintos puntos de citas, vehículos e itinerarios.

Con toda la información obtenida los investigadores procedieron a la detención de los cinco miembros de la red y a efectuar tres registros domiciliarios donde se incautaron de 714 gramos de cocaína, precursores y dinero en efectivo. Además se intervinieron todos los útiles necesarios para la adulteración de la droga como balanzas de precisión, plásticos envolventes, etc.

La operación ha sido llevada a cabo por agentes de la Comisaría de distrito Usera-Villaverde, pertenecientes a la Jefatura Superior de Policía de Madrid.