El detenido, un hombre de 34 años y de nacionalidad bangladesí, constituía el último reducto de una célula oculta tras un entramado legal de empresas que llevaba desde 2014 realizando transferencias económicas sospechosas de sufragar acciones terroristas así como de apoyar el envío de material tecnológico de doble uso.

El hoy detenido se instaló en España a finales de 2015 buscando ocultarse tras la desarticulación por otros cuerpos policiales de las filiales de sus empresas en Reino Unido y Bangladesh, empleadas todas ellas como tapadera para dar opacidad al origen y destino real de los fondos. Todos los detenidos constituían el último eslabón de una célula que durante años sirvió a esta poderosa rama de DAESH desde estos países.

Su objetivo desde el principio era impulsar la reconstrucción del mismo entramado empresarial en España bajo otro nombre para no ser detectado. En concreto, una nueva compañía que se valía de la misma red comercial de proveedores, contactos y clientes de las sociedades desmanteladas.

El detenido estaba retomando las actividades delictivas que precipitaron la detención de varios de sus familiares (el padre y hermano menor del detenido) así como de sus socios. Entre ellas, inyectar grandes cantidades de dinero a una nueva empresa en Bangladesh a través de pagos no justificados y no acordes al patrimonio de la empresa.

Los detenidos en Bangladesh constituían la cúpula directiva de esta nueva filial y se correspondían con el equipo técnico de las ya desmanteladas y que, según las autoridades de este país, podría encontrarse detrás de la financiación del atentado cometido en un café-panadería en la capital de Daca en julio del año pasado.

Acorde con la estrategia de la organización terrorista de potenciar sus capacidades técnicas en zona de conflicto, el detenido empleaba sus conocimientos científico-técnicos para ejecutar búsquedas en Internet sobre la adquisición de drones y otros materiales de doble uso. Todo ello al objeto de adquirir ejemplares comerciales para su posterior adaptación como elementos de combate dentro de la maniobra global de DAESH en el desarrollo de su programa militar. Además, la Policía Nacional ha podido corroborar su gran interés en la red por buscar información sobre atentados terroristas y sus responsables.

El detenido estaba radicalizado desde 2014

Su radicalización se inicia en 2014 junto a la de varios miembros de su familia, iniciando una militarización en DAESH que culmina con la marcha del hermano mayor y principal miembro de la célula a Siria, donde por su experiencia como ingeniero se convierte en el líder del Batallón Tecnológico y “hombre fuerte” de DAESH hasta su fallecimiento en Raqqa (Siria) a finales de 2015.

La compleja operación ha sido desarrollada por la Comisaría General de Información de la Policía Nacional con la colaboración del (CNI) y los Servicios de Seguridad de Bangladesh, lo que supone un total compromiso en el marco de la colaboración y la cooperación nacional e internacional, y sitúa la interlocución con todos los agentes, instituciones y agencias implicados en la seguridad europea como el eje integrador necesario para la lucha contra el terrorismo yihadista en todas sus formas.

La operación, que continúa abierta, se ha desarrollado bajo la supervisión del Juzgado Central Instrucción, Número 3, y la coordinación de la Fiscalía de la .

Desde el 26 de junio de 2015, fecha en el que el elevó a 4 el Nivel de Alerta Antiterrorista (NAA), las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad han detenido a 202 terroristas yihadistas en operaciones realizadas en España y en el exterior y a un total de 247 desde principios de 2015.

El Ministerio del Interior recuerda que, a través de la iniciativa STOP RADICALISMOS, los ciudadanos pueden colaborar a través de una serie de canales a su disposición para que, de forma confidencial y segura, notifiquen a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad aquellos posibles casos de radicalización en su entorno a través de la página web www.stop-radicalismos.es , la aplicación móvil de alertas de seguridad ciudadana Alertcops y el teléfono gratuito 900 822 066.