​Este principio sobre el que se trabaja en Europa consiste en simplificar en la práctica la interacción del ciudadano con la Administración y evitarle la molestia de tener que obtener de nuevo o entregar datos y documentos que la Administración ya posee, bien porque los ha elaborado, bien porque el ciudadano ya los entregó anteriormente.

España aporta su experiencia

En los encuentros, se ha aportado la perspectiva y experiencia de España y se han explorado las vías de integración de España en las iniciativas europeas en esta materia.

El secretario general de Administración Digital, de Pablo, recordó en su intervención que la mejora de la eficiencia de la Administración impacta en la mejora de la satisfacción ciudadana, particularmente cuando la Administración presta servicios a ciudadanos y empresas sin que estos tengan que aportar la misma información adicional una y otra vez, puesto que son las Administraciones Públicas, como indican las nuevas leyes administrativas, quienes tienen que recabarla directamente de la propia Administración que está en posesión de dicha información, evitando a los ciudadanos más pérdida de tiempo y ahorrándoles un gasto innecesario.

El secretario general de Administración Digital también ha expuesto a los expertos europeos que el logro de una tramitación más automatizada, transparente y cómoda para los ciudadanos requiere, como se viene realizando ya en España, el concurso de una legislación adecuada, de la cooperación de los actores interesados y de unos servicios públicos adecuados que permitan la materialización de esta práctica.

En este sentido, De Pablo ha destacado que en España ya el ciudadano no tiene que volver a aportar sus documentos que ya están en poder de las Administraciones Públicas y, para ello, existen en nuestro país la Plataforma de y la Carpeta Ciudadana, que se apoyan en otros elementos esenciales como el inventariado y codificación de los procedimientos y servicios administrativos, el Sistema de -SIA, por un lado, y de las unidades y oficinas de la administración por otro lado, a través del Directorio de Oficinas y unidades orgánicas, DIR3.

La experiencia de España resulta de especial interés a la luz del hecho de que según el índice europeo DESI 2018 España figura en la dimensión ‘Servicios públicos digitales’ en las posiciones de cabeza, en 4º lugar, tras Finlandia, Estonia y Dinamarca.

En el encuentro, se ha informado sobre los proyectos SCOOP4C y TOOP y se ha debatido sobre la aplicación del principio de ‘solo una vez’ en el contexto de la futura aplicación del proyecto de Reglamento del Portal Digital Único de la UE (Single Digital Gateway), a la vez que se ha deliberado sobre los factores implicados.

Proyectos europeos para conseguir el principio “Una sola vez”

El proyecto SCOOP4C, financiado por , se inició en noviembre de 2016, a través de organizaciones de cuatro Estados miembros, que exploran cómo se puede implementar el principio de ‘una sola vez’ para los ciudadanos a nivel europeo. El objetivo general del proyecto es investigar, debatir y difundir cómo el suministro de servicios públicos para los ciudadanos europeos puede lograrse mediante la implementación del principio de ‘una sola vez’. La Secretaría General de Administración Digital forma parte del comité asesor de este proyecto.

El proyecto TOOP (The Once Only Principle), por su parte, promovido por la Comisión Europea, fue lanzado en enero de 2017, con la participación de aproximadamente 50 entidades de 21 Estados miembros de la UE y países asociados. TOOP persigue sentar bases y demostrar el principio de ‘una sola vez’, centrado en datos relativos a empresas en el contexto transfronterizo europeo, al objeto de permitir un mejor intercambio de datos o documentos y de reducir la carga administrativa tanto para empresas como para Administraciones Públicas. Las bases que se sienten en este proyecto se utilizarán para proyectar la aplicación práctica del principio de solo una vez de forma generalizada en la UE.