• Casado: “Mi compromiso es unir para ganar, ganar para gobernar y gobernar para unir España”.

  • “No hay posibilidad alguna de sustituir al PP como cerebro, corazón y pulmón del centroderecha español”.

  • Anuncia una Agenda para una Nueva Mayoría centrada en el empleo, el Estado de Derecho y la unidad territorial. “Tenemos que cambiar de gobierno y de política antes de que la crisis vuelva a ser una realidad dura”.

  • “Quiero un PP más ampliado, más popular, integrador, reconocible por moderado, responsable de la defensa de sus propias posiciones y del sistema que todos compartimos”.

  • Propone que “el PP actúe como la gran plaza mayor de la España razonable, que quiere convivir, aunque no comparta sus ideas, y donde todos puedan sentirse reconocidos y acogidos”.

  • Apuesta por “liderar una mayoría centrada y con un calendario de ambiciones nacionales que cumplir, orientado a ofrecer a los españoles la tranquilidad y el progreso que desean” y rechazando “cordones sanitarios, exclusiones tácticas y juegos oportunistas”.

  • Ante la división del centroderecha exige “pasar de la nostalgia y del lamento a la política práctica y a hacer política para ganar, y eso pasa por unir en las urnas un voto que ideológicamente puede no ser idéntico”.

  • Pregunta “qué sentido ha tenido desunir la unidad de voto alrededor del PP y mantener la fractura electoral, empobrecedora y paralizante de este último año”.

  • Constata que en un año se ha pasado de un gobierno del PP, que aprobaba los PGE, a un Ejecutivo incapaz de impulsar una agenda legislativa.

  • Pide superar divisiones en el centroderecha para construir acuerdos “dentro de los partidos y entre los partidos”. “Que no seamos iguales no puede significar que permanezcamos esclavos de nuestras diferencias”, afirma.

  • “Si el precio de mantener una diferencia es que España quede en manos de un gobierno como el que hemos padecido, entonces es que esa diferencia no merece ser defendida”.

  • Sostiene que los españoles conocen ya las diferencias que separan la política seria de Estado, con experiencia y capacidad de gestión, de la política imprevisible, impulsiva, sin arraigo y llena de incertidumbres de .

  • Reclama que en estas elecciones “no se vote para volver a los años 80, con un socialismo que gana y que arruina a España porque su alternativa está dividida y es incapaz de ofrecer un proyecto sólido”.

  • Traslada el reconocimiento del PP a la labor de la Guardia Civil por las detenciones efectuadas en Cataluña contra miembros de un que poseían material para cometer atentados terroristas. “Este es un tema en que todos los constitucionalistas debemos ir de la mano”.