Afirma que Casado acudirá a la reunión “como siempre porque el es un partido de Estado” y le pedirá “moderación, respeto a la Carta Magna, y que deje de ser un presidente radical”.

Asegura que el trato de “igual a igual” de Sánchez a Torra “es un desprecio a España, a la Constitución y al Estado de Derecho”.

Denuncia que Sánchez “lleve de un brazo a los independentistas, del otro a los herederos de y, empujándoles, a Unidas Podemos”.

Señala que “ante circunstancias excepcionales, merece la pena hacer un esfuerzo de acuerdos excepcionales”, como ya sucedió con Navarra Suma.

“Juntos somos más y es bueno conseguir hacer eso tanto en Cataluña como en el País Vasco porque allí existe la espada de Damocles del independentismo y el nacionalismo”, asevera.

Subraya que en “no existe el acecho del nacionalismo, el PP tiene mayoría absoluta y, por tanto, no existe la fragmentación del centro derecha”.

Considera que las declaraciones de la ministra de Exteriores sobre Juan Guaidó obedecen a que “se vio acorralada y no tiene idea de cómo salir”. “Seguimos sin saber la verdad sobre la reunión de Ábalos y la número dos de Maduro y la ministra tiene que ocultarla”.

Lamenta que el Gobierno dé lecciones de transparencia cuando Ábalos se niega a responder sobre esta cuestión y a comparecer en una comisión de investigación, como ha solicitado el PP.

Insiste en que el PP defiende la inmigración legal, ordenada y respetando los derechos humanos y reivindica el éxito de la reforma laboral que creó millones de empleos e incentivó el desarrollo económico.