El portavoz de Inmigración del Grupo Popular, , ha lamentado “el caos” de la política migratoria del , la de “rectificación y bandazos”, porque “cualquier laguna del Gobierno es una puerta abierta a las mafias”.

En este sentido, ha recordado que “la ministra de Trabajo e Inmigración decía que los centros estaban desbordados y al mismo tiempo el titular de Interior decía que era falso y que no se creara alarma”.

También, ha añadido, “como han reconocido miembros del Gobierno, la llegada del barco Aquarius supuso un efecto llamada y por eso rectificaron con el segundo Aquarius”.

Además, ha recordado que “hace tres meses el PSOE criticó a la Policía y al anterior Gobierno por la no admisión en frontera y lo recurrieron al llamándolo devolución en caliente”. “Ahora, usted pega un bandazo y expulsa a 106 inmigrantes en la frontera”, ha indicado Rojas, quien le ha preguntado a los socialistas “por qué cuando gobierna el PP es un acto criminal y cuando lo hace el PSOE es un acto de Estado”.

Por ello, ha exigido al Ejecutivo de Sánchez que “rectifique, pida disculpas a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y al Grupo Popular, y no vuelva a utilizar la inmigración como uso partidista”.

En su intervención durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso, ha señalado que “el responsable de todo ello es el que pide doce años más de Gobierno y en doce semanas ha sido capaz de poner a España en almoneda”.

“Los españoles promovemos los valores del respeto a los derechos humanos, la solidaridad, y la cooperación internacional”, ha subrayado Carlos Rojas, quien ha defendido “una inmigración legal, ordenada y vinculada al mercado de trabajo, cooperar con áfrica y luchar contra las mafia”.