“El Gobierno solo acierta cuando recula. La marcha atrás se ha convertido prácticamente en la marcha habitual de la actuación del Ejecutivo español y se está haciendo a los ojos de toda Europa. Ahora están haciendo justo lo que dijimos que hicieran. Solo aciertan cuando reculan y hacen caso al PP. Si el PP no hubiera estado todo agosto trabajando y denunciando lo que estaban haciendo, ¿qué hubiera pasado? Lo que querían que pasaran los independentistas, batasunos y podemitas”, ha explicado.

El presidente del PP ha mostrado su preocupación por la naturalidad con la que Pedro Sánchez miente y rectifica a la ministra de Justicia, quizá “para ocultar que han tenido una cesión inconfesable a los independentistas”. Así, ha destacado que el presidente del Gobierno ha rechazado ahora el primer comunicado del Ministerio, en el que advertía de que no iban a defender al juez Llarena porque sus declaraciones pertenecían al ámbito privado, para, días después, rectificar y confirmar que el magistrado contará con todo el apoyo del Gobierno.

Sobre este asunto, Casado ha apuntado que resulta llamativo que Podemos se haya mostrado contrario a que desde el Gobierno se defienda al juez y que los propios independentistas hayan reconocido que la versión cierta sobre la posición del Ejecutivo es la primera. “El Gobierno es rehén de sus socios independentistas y, encima, nos toma por tontos”, ha subrayado. Así, ha recordado que la ministra de Justicia dijo lo que dijo.

SÁNCHEZ ES INCAPAZ DE COORDINAR

En declaraciones a los medios de comunicación durante su visita a la localidad aragonesa de , el líder del PP ha ironizado sobre la pérdida de tiempo que supuso que los miembros del Gobierno se desplazaran a Quintos de Mora para coordinarse “y lo único que han conseguido es rectificar a la ministra de Justicia que, además, es miembro de la carrera judicial”.

“Esto no es serio. Está en juego no solo el respeto a un magistrado del Supremo, sino la propia inmunidad e integridad de la jurisdicción española. El reino de España y su máxima instancia judicial no pueden sentirse cuestionados por cualquier juzgado belga o alemán. Que se respete al Poder Judicial y que el Gobierno tutele a sus miembros, deje de dar bandazos, de hacer el ridículo internacional y deje de mentirnos”, ha exigido.

En este contexto, Casado ha recordado que el PP ha planteado que la ministra de Justicia comparezca en el Congreso y explique “cómo va a defender la inmunidad e integridad del poder judicial” y por qué han dejado abandonado al juez Llarena. Asimismo, ha marcado en la agenda la fecha del 3 de septiembre para reunirse con todas las asociaciones de jueces y fiscales en el Congreso para plantearles la postura del PP y escuchar sus demandas, “porque nos consta que están absolutamente indignados con la posición del Gobierno”.

EN DEFENSA DEL PODER JUDICIAL

El presidente del PP ha propuesto también que la Fiscalía estudie una querella contra el juzgado belga que ha admitido la querella de Puigdemont ya que ha podido prevaricar al admitir a sabiendas una demanda injusta. “La dignidad e nuestro poder judicial lo requiere”, ha destacado.

Sobre la excusa del entorno de Puigdemont sobre que un error del traductor ha manipulado las palabras del juez Llarena por las cuales se interpone la querella, Casado ha acusado a de mentir y hacerlo “con las mentiras que estaban lanzando a todo el mundo en castellano, en inglés, que están lanzando durante muchos años en catalán a sus paisanos, ahora la intentan hacer en francés”.

“Es una auténtica vergüenza que hayan manipulado unas declaraciones de un magistrado del para querellarse contra él, porque es una agresión no sólo al juez Llarena, sino a toda la Justicia española”, ha incidido.

La responsabilidad de esta situación la ha hecho extensible también al Gobierno, porque resulta “lamentable que haya tenido que venir un profesor, a traducir una frase determinante en esa demanda de Puigdemont sin que el Gobierno, a través de la Abogacía del Estado o de los servicios jurídicos, lo hubiera detectado”.

LOS MOSSOS DEBEN CUMPLIR LA LEY

Preguntado por la actuación de los Mossos en casos en los que se ha identificado a ciudadanos por retirar de la vía pública lazos amarillos, el líder del PP ha exigido a las autoridades catalanas lealtad a la hora de desarrollar la competencia autonómica en materia de seguridad y que en el caso de que los Mossos “estén recibiendo instrucciones ilegales por parte de sus mandos políticos, es a ellos, a esos mandos, a los que hay que cesar o exigir, a través de la Ley de Seguridad Ciudadana que da prevalencia a otros cuerpos policiales, que cumplan la ley”.

De esta manera, ha recordado que los Mossos no pueden perseguir a aquellos ciudadanos “que quieren acabar con los símbolos políticos que insultan a la democracia española”, como en el caso de los lazos amarillos.

“Apoyamos a los catalanes que quieran retirar lazos amarillos y, si las autoridades tuvieran que actuar, tendría que ser para retirarlos, porque representan la falsedad de que España no es un estado democrático”, ha destacado.

Asimismo, ha mostrado el respeto al trabajo de los Mossos mientras cumplan la Ley en este asunto, pero si sus mandos políticos les instan a incumplirla, “tomaremos las medidas legales oportunas para que esos mandos puedan tener responsabilidad y la policía autonómica cumpla con su deber”.

SÁNCHEZ RECONOCE AHORA LA CRISIS MIGRATORIA

Preguntado por la gestión de la crisis migratoria por parte del Gobierno, Casado ha recordado que ya advirtió de que este tema era muy importante y no podía hacerse demagogia, porque se estaba hablando de personas explotadas muchas veces por mafias.

“Hay que tener una posición rotunda en la defensa de nuestras fronteras y en el apoyo a la Guardia Civil y a la . Tenemos que evitar que estas oleadas de inmigrantes extorsionadas por las mafias sigan llegando de forma irregular, pero al mismo tiempo una cooperación solidaria con los países de origen. De manera que España y Europa puedan contribuir a que esos países salgan adelante económicamente y no sea necesario que esta pobre gente tenga que arriesgar su vida para venir a territorio europeo. La inmigración tiene que ser legal, ordenada y vinculada al mercado laboral”, ha remachado.

Por último, ha pedido al Gobierno menos demagogia y populismo y más responsabilidad en un asunto tan grave como éste, porque es necesario tener firmeza en la defensa de las fronteras, así como solidaridad y cooperación en los países de origen.