El presidente del , , ha exigido hoy al presidente del Gobierno que ponga orden en Cataluña, porque “hace falta recuperar la legalidad y acabar con las procesiones tenebrosas de antorchas, con el cerrojazo del Parlament y con las agresiones en la calle”. “Y si usted no lo hace, o no le dejan, o no puede, déjese de consultas de autogobierno. Aquí tiene la mayoría absoluta del para sentarse con el PP, recuperar la legalidad, la concordia y la prosperidad de Cataluña aplicando una vez más la Constitución, con el artículo 155”, ha añadido.

Junto a ello, el líder del PP ha reprochado a Sánchez que, en la celebración de la Diada, “después de ese aquelarre independentista, una vez más, solo escuchamos por parte del Gobierno que le gustaría que los presos no estuvieran en la cárcel. Es más, que Cataluña es una nación”.

Sobre este asunto, en declaraciones a los medios en los pasillos del Congreso, Casado ha calificado de “decepción” las declaraciones realizadas ayer por el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Josep Borrell. “No entendí las declaraciones por el lugar, en un entorno internacional con compañeros del ; pero, sobre todo, por el fondo y el día elegido, la Diada”, ha añadido.

LA HIPOTECA DE SÁNCHEZ

Tras recordar a Sánchez que llegó al Gobierno “sin ganar las elecciones, con el peor resultado histórico del PSOE y el apoyo de Podemos, los independentistas y los batasunos”, el líder popular ha destacado que “en 100 días hemos visto a cuánto ascendía la hipoteca y, sobre todo, el poco plazo que le han dado para pagarla”.

“Hemos visto cómo acercaba presos batasunos, es decir, los anteriores presos de , al dictado de Bildu; hemos visto que hacía lo mismo con los presos secesionistas por orden de Torra; y hemos visto que, además, anuncia la subida de todos los impuestos, imagino que porque se lo ordena Podemos”, ha apostillado.

“El problema es que los intereses de esa hipoteca los pagamos todos los españoles y muy caro”, ha señalado Casado, quien ha recordado que el 31 de agosto fue el día que más empleo se destruyó, contabilizándose en una sola jornada la pérdida de más de 300.000 puestos de trabajo. A ello se suma la subida de la luz y la caída de la confianza del consumidor y del número de turistas internacionales, la más acusada de los últimos ocho años.

En este punto, Pablo Casado ha reprochado al presidente del Gobierno que “solo acierta cuando rectifica”, en asuntos como la demanda de Puigdemont contra el juez Llarena, los astilleros de Navantia o la política migratoria. “Avisamos del efecto llamada y ya tenemos la peor oleada migratoria ilegal de la última década”, ha señalado Casado respecto a este último asunto.