El presidente del , , ha asegurado que hoy “es un mal día para España” porque la propuesta de ley de Presupuestos Generales del Estado presentada por el Gobierno es “letal para los intereses de la economía española, egoísta, partidista, sectaria, innecesaria, irresponsable e irreal”.

“Nadie se cree este presupuesto, que además es malo e innecesario”, ha señalado Casado, quien ha recordado que el pasado 2 de agosto trasladó a Pedro Sánchez en el Palacio de la Moncloa que el podría abrirse a pactar el presupuesto si éste cumplía con el déficit, reducía la deuda y los impuestos.

Pablo Casado se ha referido a las palabras del presidente del Gobierno, quien recientemente apelaba a que otros partidos se pusieran de acuerdo para negociar los presupuestos. Sobre ello, ha desvelado que él no ha recibido ninguna llamada al respecto, al tiempo que se ha mostrado convencido de que “ya sabía a quién iba a llamar, a los de siempre, a los que le han puesto en el Gobierno”, en referencia a los independentistas, miembros de Podemos y batasunos.

Asimismo, el presidente del PP ha criticado que los Presupuestos presentados hoy suban impuestos en más de 6.000 millones de euros, y ha puesto como ejemplo el caso de los autónomos, la renta, el diésel, las transacciones financieras, la repatriación de beneficios de las multinacionales o las cotizaciones sociales.

En este sentido, se ha preguntado por qué se suben los impuestos un año en el que nuestro país ha recaudado 21.000 millones de euros más y lo ha achacado a la necesidad que Pedro Sánchez tiene de “pagar una campaña electoral infinita hasta que le aguanten sus socios”.

Al mismo tiempo, Casado ha recordado que el ya subió el gasto público en 26.000 millones de euros para “atenuar la peor crisis económica que hemos sufrido en las últimas décadas”, y ha considerado que en estos momentos había que “prepararse para cualquier peligro económico que pueda venir desde fuera”, como la ralentización de la economía alemana, la salida del Reino Unido de la UE, la crisis bancaria en Italia o la subida del precio del petróleo,

“En vez de preparar a España para no sufrir una crisis vuelve al sistema de : más madera, más gasto público”, ha lamentado.

Por otro lado, Casado ha respondido a la portavoz del Gobierno, quien afirmó que el Ejecutivo pretendía acabar con la “época del blanco y negro de los recortes”. En este punto, el presidente del PP le ha recordado que esa época fue “la que el PSOE destrozó la economía, se destruyeron más de 3 millones de empleos, se congelaron las pensiones, se quitó la paga extraordinaria a los funcionarios o se hizo todo lo que pedían los hombres de negro”.

Frente a ello, ha recordado que el Partido Popular presupuestó 26.000 millones de euros más para políticas sociales, subió un 25% más de media las pensiones, pactó que el SMI llegara a los 850 euros en 2020, subió el sueldo de los funcionarios o acordó la equiparación salarial de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

EL INICIO DE TODO ES LA CRISIS INDEPENDENTISTA EN CATALUÑA

En otro orden de cosas, Casado ha explicado que el inicio de todo lo que está pasando en nuestro país es “la crisis independentista en Cataluña”, tal y como ponen de manifiesto las declaraciones de dirigentes encarcelados por dar un golpe al Estado cuando advierten de que “hay que hacer todo lo posible para que se quede Sánchez”; cuando ERC pide que haya diálogo; o cuando Iceta reclama a los partidos independentistas que aprueben los Presupuestos en el Congreso y el PSC hará lo propio en el Parlament.

“¿Puede aguantar España a un Gobierno al que escupen a sus ministros, le insultan en público, le dan un documento con 21 medidas pidiendo la mediación internacional, que se ultraje al Rey, que se pida una consulta de autogobierno, todo ello por permanecer en Moncloa para destrozar la economía y poner en riesgo los servicios públicos?, se ha preguntado el presidente del PP.

AUMENTO DE LA COMPETITIVIDAD DE

Durante su discurso, Pablo Casado ha lamentado que el sector industrial asturiano ahora solo protagonice páginas de malas noticias y ha puesto como ejemplo los casos de , del desplome de la industria del motor o de y de todas esas industrias “que solo quedan como naves para almacenar”.

En esta línea, ha afirmado que la labor de los políticos no es molestar a los empresarios sino crear las condiciones necesarias para que decidan venir a Asturias y se creen puestos de trabajo para generar prosperidad y garantizar el mantenimiento de los servicios públicos, algo que, a su juicio, se traduce en la dotación de unas infraestructuras que den valor a esta región.

Así, ha apostado por impulsar “infraestructuras de justica” como la variante de Pajares y porque se cumpla lo prometido con la llegada del tren de alta velocidad que estaba presupuestado. En este punto, Casado se ha preguntado por qué el PSOE siempre maltrata a los asturianos cuando llega al . De igual forma, ha apostado por impulsar infraestructuras como las autopistas del mar para que Asturias pueda competir como nudo logístico, y también viarias, como son las carreteras y las autopistas.

En esta línea, Casado ha asegurado que uno de los ámbitos en los que pueden trabajar los políticos para atraer el progreso es aumentar la competitividad también en materia fiscal. Por ello, ha asegurado que tras las elecciones de mayo, el PP bonificará al máximo el impuesto de Patrimonio, Sucesiones y Donaciones en Asturias para que los ciudadanos no tengan que pagar por recibir su herencia a través de ese “impuesto confiscatorio”. “Hasta que lleguemos al Gobierno de España y lo suprimamos por ley”, ha avanzado.

Casado también ha asegurado que “la competitividad también es energía” ya que representa un coste fijo para las empresas. En este punto, ha abogado por lograr un “coste fijo para no convertir a España en una isla energética”, al tiempo que ha asegurado que “en materia energética no vale la demagogia”, como hace el PSOE, que apuesta por la descarbonización de una manera más rápida que la que establecen los exigentes protocolos de , por el hecho de que a la ministra del ramo no le gusta el diésel.

Abundando en esa idea, ha criticado que el gobierno juegue con el futuro de las cientos de familias asturianas desconociendo fórmulas de captura de CO2 que hacen que esa descarbonización pueda ser tan gradual como se ha pactado en las instituciones comunitarias. Frente a ello ha apostado por obtener una energía limpia y barata “de manera sostenible y racional” porque “el dogmatismo ideológico y la demagogia solo crea desempleo y hace que España se empobrezca”.

En materia educativa, Casado ha apostado por trabajar para aumentar la calidad de la enseñanza en Asturias y no porque sea un gobierno quien diga a los padres a qué centro deben llevar a sus hijos al tiempo que ha asegurado que “el patrimonio lingüístico no se puede imponer por Decreto una cooficialidad que nadie reclama, que no está en riesgo y que no aporta beneficios a la sociedad asturiana, solo por dividir y excluir”.

LA RECONQUISTA: DE ANDALUCÍA A ASTURIAS

En otro orden de cosas, Casado ha asegurado que ahora que “algunos apelan a la Reconquista, el Partido Popular ha iniciado “la reconquista del espacio de la confianza en el PP, que ha empezado en Andalucía y acabará en Asturias, recuperando el ”.

“No tenemos tiempo que perder, tenemos unos cuantos meses para llegar a mayo, gobernar en , en Asturias, en todos los municipios y autonomías, como punto de partida para un gobierno de España que nos está echando de menos”, ha aseverado.

Asimismo, el presidente de los populares, ha afirmado que en estos tiempos de fragmentación política y multipartidismo, el Partido Popular es el partido que está “cosiendo y liderando” porque aquellos que han fomentado el multipartidismo no son capaces de poner se acuerdo. “Somos el partido hegemónico de centro derecha, liberal conservador, sin complejos, el de siempre; el que más ha hecho por España”, ha reivindicado.

“El PP sabe llegar a acuerdos, sin ceder, sin que le impongan la agenda, sin renunciar a los principios, sin capitular de nuestros valores, sin renunciar al programa electoral”, ha concluido.