El presidente del , , ha explicado hoy que su formación política ha presentado en el un proyecto de ley de símbolos “para garantizar el buen uso de los símbolos españoles” y ha pedido a los partidos que lo apoyen para acabar con los lazos amarillos y los “ultrajes” a la Corona.

En esta sentido, Casado, que ha presentado la intervención del presidente del de Andalucía, en un Desayuno Informativo, organizado por Nueva Economía Fórum en , ha añadido que esta iniciativa tiene como objeto evitar que se pite el himno de España o que se pueda quemar la foto del Jefe del Estado o las banderas españolas, y en caso de que esto ocurra, estos comportamientos “tengan la sanción correspondiente” por parte de nuestro ordenamiento jurídico.

Asimismo, ha proseguido Casado, con el proyecto de ley que presenta el Grupo Popular en la Cámara Baja se quiere prohibir que el espacio público en Cataluña se pueda llenar de emblemas independentistas “ante una absoluta impunidad por parte de las autoridades tanto autonómicas como estatal”, en esta última instancia desde que gobierna .

Tampoco los profesores y los médicos podrán llevar un lazo amarillo en el ejercicio de su trabajo, y los concejales, alcaldes y policías locales estarán obligados a mantener la neutralidad del espacio público en las plazas y calles de Cataluña, “totalmente colapsadas” por unos lazos que son “un insulto a la democracia y al Estado de Derecho en España”.

“Los símbolos y las banderas que nos hemos dado todos votando la Constitución Española son dignos de respeto, y nuestro Jefe del Estado, al que reprueban en el Parlamento y al que se quita la tipificación de ofensas a la Corona con los votos del PSOE, también merecen que esté legislado en esa ley de símbolos”, ha enfatizado.

EQUIPARACIÓN SALARIAL DE LOS FCSE

El presidente del Partido Popular ha asegurado además que el PSOE tiene hoy en el Congreso la oportunidad de “retratarse” porque el Partido Popular va a votar a favor de la iniciativa legislativa popular para lograr la equiparación salarial de los Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado a otros cuerpos locales y autonómicos de policía. Se trata, ha explicado, de un acuerdo “histórico” -que consiguió el PP cuando gobernaba- con los ciento cincuenta mil policías y guardias civiles españoles porque “no era justo que a igualdad de trabajo” un guardia civil cobrase menos que un mosso de esquadra. “Hoy estaremos una vez más al lado de los policías y los guardias civiles porque estamos orgullosos de ellos”, ha reiterado.

En otro orden de cosas, Pablo Casado ha recordado que, “por mucho que los de la izquierda populista se manifiesten a las puertas del Supremo”, el PP es el único partido que está pidiendo la supresión del impuesto de actos jurídicos documentados. “Hay que decir que lo que ha propuesto el Gobierno socialista es un engaño: decir que ese impuesto lo pague la banca es decir que la banca repercuta ese impuesto en el coste de un hipoteca”. “No queremos más engaños, queremos que el impuesto se suprima y que nadie lo pague”, ha dicho.

REFORMA EDUCATIVA, MALA PARA NUESTROS NIÑOS

El presidente del PP ha mostrado su preocupación por la pretensión del Gobierno de reformar la Ley de Educación. Así, ha calificado esta reforma como “mala para nuestros niños”, al tiempo que ha criticado que pretenda acabar con las mejoras que hizo el PP en esta materia, que supusieron la reducción en apenas dos años del fracaso y el abandono escolar en un 6%.

Según Casado, esta “mala reforma educativa va justo en la dirección contraria a lo que demanda nuestro mercado laboral, cada vez más globalizado y competitivo, con una revolución digital a la vuelta de la esquina”.

Tal y como ha detallado Casado, la Ley Educativa que puso en marcha el prestigiaba la Formación Profesional Dual, consagraba la libertad de elección de los padres, así como la evaluación pública de conocimientos de nuestros hijos.

Por el contrario, la reforma del Ejecutivo acaba con el bilingüismo, que tan buenos resultados está dando en comunidades autónomas como , en la que se ha contratado a profesores nativos de inglés, al tiempo que se han fomentado cursos específicos en esta materia para los profesores españoles.

El presidente del PP ha denunciado que el Gobierno pretenda que las comunidades autónomas puedan gestionar las lenguas cooficiales, cuando se ha visto que en regiones como Cataluña, la Comunidad Valenciana o las Islas se han utilizado esas lenguas “en contra de nuestros niños para segmentar y hacer política a través del idioma”.

En esta línea, Casado ha calificado de “disparate” que el quiera que en se hable euskera, que se oficialice el bable en ; el catalán en Aragón y la inmersión lingüística del catalán en la Comunidad Valenciana y en Baleares, y que sea euskaldun. ¿”Que va a ser lo próximo, que en Almería os hagan hablar valenciano?”, se ha preguntado.

JUANMA MORENO Y EL CAMBIO EN ANDALUCÍA

Por último, Pablo Casado ha llamado a no “resignarse a la supuesta superioridad moral de la izquierda”, a ver al Partido Socialista ocupando el Palacio de San Telmo y en la Junta de Andalucía, aunque no sepa gestionar y tenga una mala imagen por los problemas de corrupción, ausencia absoluta de equipos y de proyectos. “Hay otros que pensamos que otro futuro para esta tierra es posible y que democráticamente puede tener una alternancia en el poder”. “A lo mejor -ha dicho- no es culpa de los andaluces que haya tanto desempleo, tanta deuda y tanto déficit; a lo mejor es culpa de aquellos que están gobernando hace cuarenta años”.

En esta línea, el dirigente popular ha asegurado que “Andalucía necesita el saneamiento democrático de la alternancia”, una “alternancia sana” que encabezan Juanma Moreno y el Partido Popular, el único partido, a diferencia de PA, IU, Cs y Podemos, que se ha negado a participar en los gobiernos socialistas, que eran malos para Andalucia. Por tanto “solo el Partido Popular puede ejemplificar una garantía de cambio para esta tierra”.

Por último, Casado ha puesto en valor al candidato popular a la Junta, Juanma Moreno, “que sabe navegar con una tempestad”, “el mejor de entre nosotros para gobernar Andalucía, con experiencia municipal y estatal” y que está preparado recoger el testigo de una Junta “quebrada y desprestigiada”. “ no quiere que Pedro Sánchez venga mucho por Andalucía, solo un par de días, se ve que no hay muy buena relación entre ellos; nosotros, al contrario, queremos venir a acompañar a Juanma, a contar su proyecto y vamos a estar toda la campaña”.