El presidente del , , ha acusado hoy a Pedro Sánchez de no cerrar las “mal llamadas embajadas de Cataluña”, en las que Puigdemont ha dilapidado 500 millones del erario público, porque necesita los votos de Torra.

“Hoy mismo Sánchez tiene que poner en marcha la Ley de Acción Exterior para cerrar Diplocat y todas las mal llamadas embajadas de la Generalitat. ¿A qué espera? Está esperando al 28 de abril por si necesita los votos de Torra para pedir permiso a Puigdemont y volver a gobernar con ellos”, ha apostillado.

“Sánchez es Torra, Sánchez es Puigdemont, que no vaya de moderado”, ha señalado el líder popular, quien ha recordado que el presidente del Gobierno “cede en todo lo que le piden los independentistas”. “Y eso no lo vamos a tolerar”, ha añadido.

AFRENTA A ESPAÑA

Durante un acto celebrado en Jerez, el presidente del ha calificado de “inadmisibles” las declaraciones del “amigo de Sánchez” López Obrador, que suponen una auténtica “afrenta” contra España y su Historia. “No creo en la leyenda negra de España y menos la que la izquierda acomplejada intenta escribir”, ha afirmado

“Que un presidente de diga que España hizo toda clase de barbaridades en ese país hermano y amigo es algo que no voy a admitir”, ha asegurado Casado, quien ha destacado la contribución de nuestro país “desde hace cinco siglos a la historia americana”. “Reivindico la historia de España, estoy orgulloso de ella y somos una de las naciones más importantes de la historia de la humanidad”, ha apostillado.

Por todo ello, ha instado al Gobierno a que “no acepte difamaciones sobre nuestra contribución histórica”, al tiempo que ha asegurado que Sánchez está inhabilitado al situarse “al lado de los populistas, los comunistas y los dictadores” y no de las democracias de América. “Nosotros estaremos siempre con el Grupo de , defendiendo los derechos humanos y la Historia y, tal como recoge la Constitución de 1812, con los españoles de ambos hemisferios”, ha añadido.

IGLESIAS, MINISTRO DE SÁNCHEZ

Por otro lado, Pablo Casado ha criticado que en la precampaña sólo el PP hable de economía y que el resto lo haga de “Franco, de pistolas o de tránsfugas”. “Que no nos vendan la moto”, ha ironizado el líder popular ante la postura de sus oponentes, que no hablan de asuntos importantes.

Junto a ello, se ha referido a “la vuelta” de , quien ya ha pedido a Sánchez ser ministro de su Gobierno. “No es una novedad, porque es el que manda en el Gobierno: es el que negociaba los presupuestos, el que manda sobre TVE o el que dice lo que tiene que decir el CIS”-.

EL PP, LA MEJOR ESCUDERÍA

Asimismo, Casado ha reivindicado su lista como la “mejor escudería” para ganar el 28-A, porque aúna experiencia y es un referente en la defensa de la concordia y la Constitución.

El dirigente popular ha defendido, además, el proyecto de Jerez como la “punta del compás del motociclismo mundial”, que servirá para crear empleo y riqueza en la zona. “Todo mi apoyo a este proyecto. En mayo vendré aquí como presidente del Gobierno””, ha concluido.

LA LETRA PEQUEÑA DEL ACUERDO SOBRE GIBRALTAR

En otro orden de cosas, Casado ha criticado la “letra pequeña” del tratado del Brexit sobre Gibraltar, fruto de una “negociación pésima, en la que se malogró el acuerdo histórico por el que iba a hacerse realidad una reivindicación de siglos”.

En este sentido, ha explicado que el logró que los 27 acordaran que si el Reino Unido se iba de la UE solo se pudiera hablar de Gibraltar con el acuerdo de España.

Sin embargo, pese a que el actual Gobierno partía de este pacto, Casado ha criticado que Sánchez decidió viajar a Cuba y ausentarse de la negociación del Brexit, lo que provocó que España “no sacara nada de lo que había pedido del acuerdo de salida de Gran Bretaña”.

Ahora, Casado ha criticado que el Gobierno esté pactando un “tratado en el que se dan facilidades a Gibraltar acordando estructuras, como si fuera un Estado soberano”, ya que ni reivindica la soberanía sobre el Peñón ni la titularidad del terreno del aeropuerto y habla de cuestiones fiscales, que hasta ahora no se habían regulado porque nuestro país no aceptaba la soberanía de otros países en Gibraltar.

Frente a esto, el líder de los populares ha avanzado que desde el Gobierno, el PP peleará por la cosoberanía, porque “España no renuncia a la soberanía sobre el Peñón”. Asimismo -ha continuado- demandará la doble nacionalidad de los ciudadanos de Gibraltar, y planteará un “ambicioso” plan de inversiones en el .

Casado también ha señalado que propondrá un régimen fiscal especial no solo para el Campo de Gibraltar sino también para Gibraltar y el Estrecho para que ese eje, incluido , sea una potencia financiera, comercial y de transportes

Durante su intervención, ha lamentado que “el no haya negociado ninguna de estas cuestiones porque es débil y no respetado en la UE”, al tiempo que se ha preguntado qué ha sido de esos millones de euros que el Gobierno de Sánchez anunció en la campaña andaluza para el Campo de Gibraltar.