El presidente del , , ha insistido hoy desde en en que el tiene los votos necesarios para aplicar el artículo 155 para frenar “la escalada de confrontación en la calle”. “Nuestra posición aquí es inequívoca. Si esto sigue adelante, esta Cámara tiene los votos suficientes para aplicar, otra vez, el precepto constitucional que recupere la legalidad, convivencia y prosperidad en Cataluña”, ha apuntado.

El , ha destacado, sabe que el PP “estaría dispuesto a asumir este desgaste”; por lo que “solo tendría que iniciar el procedimiento, requerir el cumplimiento de la Constitución, para aplicar un artículo 155 que hoy en día solo puede aprobar el PP. Por mucho que otros partidos quieran solicitarlo o el Gobierno diga que se plantea ponerlo en práctica si la situación empeorara”, ha afirmado.

Casado ha calificado de “muy grave” la situación en Cataluña y ha advertido de que el PP no va a seguir tolerando esa escalada de confrontación “de aquellos que quieren destruir la democracia frente a los que quieren vivir en paz, libertad y plena legalidad”. Además, ha destacado, el PP ha sido “tremendamente claro”, porque “las peores confrontaciones de la historia empiezan por frases, símbolos, y gestos; y por eso tenemos que poner ya remedio a lo que está pasando en Cataluña”.

UNA DIADA QUE SEGMENTA A LA SOCIEDAD

Pablo Casado se ha referido durante su intervención en la reunión con el Grupo Popular en el Senado que la Diada, la fiesta de Cataluña, ha sido utilizada también por los independentistas, celebración a la que el PP no puede asistir por los sucesos que han ocurrido en años anteriores en los que ha sido increpado. Además, ha argumentado que “el PP no puede celebrar que haya un gobierno de la Generalitat que esté presidido por una persona que sea declarada xenófobo y racista por personas de todos los partidos”.

“El PP no puede celebrar una fiesta en la que se intenta seguir segmentando a la sociedad según en qué piensen, crean, hablen o voten. El PP no puede celebrar esta Diada ante la inacción de un PSOE al frente del Gobierno, que parece más interesado en mantener señales de humo y códigos cifrados con los independentistas que en hacer cumplir la Ley”, ha aseverado.

RECTIFICACIONES CONSTANTES

El presidente del PP ha recordado también las múltiples rectificaciones que el Gobierno se ha visto obligado a realizar respecto a Cataluña, siendo una de las más fragantes cuando se planteó “no defender la integridad jurisdiccional española frente a una vergonzante demanda de Puigdemont a un magistrado del ”. Por este motivo, el PP tuvo que salir a exigir a Sánchez la defensa del juez Llarena, que finalmente rectificó a su propia ministra y acabó prestándole la debida defensa jurídica.

Asimismo, ha criticado que el Gobierno se haya limitado a tachar de “frases desafortunadas” las afirmaciones del president Quim Torra cuando dijo que había que atacar al Estado y cuando ha amenazado con abrir las cárceles catalanas si la sentencia del que juzga a los políticos presos independentistas era mala.

EL AUTOGOBIERNO PLENO EN CATALUÑA

El líder del PP ha recordado a que “el autogobierno ya es pleno” en Cataluña, ante la propuesta de una supuesta consulta con el fin de aplacar de manera insensata la conferencia de Quim Torra. “No se puede entender convocar una consulta de autogobierno, no hay ninguna competencia más que ceder ni ningún estatuto que refrendar”, ha destacado, porque el que está en vigor “ya fue aprobado -de forma irresponsable-, ratificado por las Cortes Generales e informado y fallado por el TC en las cuestiones que vulneraban la Carta Magna”.

“Que Sánchez venga a decir que no se ha votado el texto estatutario que está rigiendo la convivencia de los catalanes, además de irresponsable, es absolutamente falso”, ha señalado.

LAS RECETAS TRAEN MÁS PARO

En clave económica, el presidente del PP ha lamentado que se estén comenzando a dar signos de agotamiento de nuestro crecimiento económico por la falta de medidas del Gobierno en esta materia. Así, ha destacado que la única receta de la que el PSOE hace gala cada vez que gobierna es la de “subir impuestos, el déficit, el gasto y subir el paro”.

Asimismo, ha hecho balance de los 100 días de , que está sumiendo a España en una incipiente desaceleración económica y la destrucción de puestos de trabajo, por lo que le ha exigido que trabaje ya para revertir esta tendencia. “Con esto no se juega”, ha concluido.