El presidente autonómico del , , se ha comprometido hoy a reactivar medidas que recogía la Ley de Turismo aprobada la pasada legislatura por el Govern del PP para seguir fomentando la modernización y la reconversión de los establecimientos de alojamientos turísticos. Además, ha criticado la “turismofobia” del Govern de izquierdas balear que preside la socialista Armengol, a quien ha acusado de “querer el dinero del turismo, pero sin los turistas”. Por eso ha llegado a decir que “lo que sobra es un Gobierno incapaz de gestionar el éxito y si hay saturación, es de políticos instalados en la negación de todo lo que pueda generar riqueza y desarrollo económico”.

Durante su intervención en la clausura de la Convención de Turismo del PP celebrada en Palma de Mallorca, Company ha sido muy crítico con la que ha calificado como “política del ‘No es No’” practicada por el Govern de la comunidad balear. Una forma de hacer política basada “en la prohibición, la derogación y la imposición” que amenaza, precisamente, el principal sector productivo de la economía del archipiélago, que supone el 80% del de las islas.

“Desgraciadamente, aquí en Baleares tenemos un ejemplo de esa política turismofóbica, con la señora Armengol al frente de un Gobierno de izquierdas radical y sectario, que ni cree, ni sabe ni entiende de turismo”, ha lamentado el presidente popular en las islas. Por eso, ha dicho que frente a una izquierda “trasnochada y antiturismo” que no quiere turistas, el PP dice “sí al turismo”.

Company ha defendido las medidas adoptadas por el Govern del PP la pasada legislatura y que el actual pacto de izquierdas ha derogado “por sectarismo político”. Así, ha recordado que dichas medidas permitieron la inversión de más de 1.500 millones de euros entre 2012 y 2017 en el sector hotelero; más de 200 establecimientos incrementaron su categoría; y se generaron más de 7.500 puestos de trabajo solo en el sector del alojamiento.

El presidente de los populares baleares ha defendido la “política en positivo” del PP para buscar acuerdos y solucionar los problemas de la gente “en lugar de crearlos”. Así, se ha referido a la negativa del Govern de Armengol de rebajar los impuestos a las rentas medias y bajas “cuando ahora tienen 1.350 millones de euros más de ingresos que el 2012” o a la imposición del catalán en muchos ámbitos, como en el sanitario. “A este paso, acabarán por pedirle conocimientos de catalán a los turistas para que puedan venir”, ha ironizado.

UNOS PRESUPUESTOS POSITIVOS PARA BALEARES

Company también ha criticado la postura de Armengol y del PSOE respecto a los Presupuestos Generales del Estado de 2018, que ha calificado de “positivos” para los ciudadanos y ciudadanas de las Illes Balears. Así, se ha referido al incremento de las pensiones y de los salarios de los funcionarios, pero también a medidas específicas para las Illes Balears, como el 75% del descuento de residente en los viajes a la península o el Régimen Económico Fiscal para las islas.

El líder popular en Baleares se ha mostrado optimista sobre la aprobación de las cuentas nacionales, aunque ha advertido que “si esas medidas y otras no llegaran a aplicarse, los principales culpables serían la señora Armengol y el señor Sánchez, con su política del ´No es No’”.

DEFENSA DE LOS INTERESES DE BALEARES

Por último, Company ha manifestado su compromiso y el del PP balear con el proyecto común de España, aunque ha admitido que defenderá siempre los intereses de los ciudadanos de las islas “ante quien haga falta, reclamando lo que consideramos necesario para nuestras gentes, pero sin caer en el victimismo patológico de algunos”.

EL PP, UN PARTIDO DE GOBIERNO EN BALEARES

El presidente balear ha concluido su intervención defendiendo las fortalezas del PP, entre las que enumerado su experiencia de gestión, su estructura y la gran cantidad de afiliados y simpatizantes que tiene. Por eso, ha manifestado que el reto es recuperar las instituciones insulares el 2019 “para volver a poner en práctica políticas positivas y beneficiosas para los habitantes de estas islas”.