En 2003, y dentro del Plan Director de Infraestructura 2003-2017, se elaboró el primer Plan General de , para la asunción de responsabilidades ambientales. Desde entonces, se trabaja con el , con las Comunidades Autónomas y con distintas ONGs. Hoy, 152 instalaciones están certificadas de conformidad con los requisitos de la norma UNE-EN ISO 14001, por entidades de acreditación externas e independientes de la Administración pública, 66 están en proceso de implementación y 33 están pendientes de iniciar la acreditación.

Se han abordado trabajos para el cálculo de la Huella de Carbono (HdC) producida por las emisiones de carbono (CO2) y otros gases de efecto invernadero (GEI), auditorias hídricas para elaboración del Mapa del Agua e implantación de Sistemas de Gestión Ambiental (SGA): Tratamiento de Vertidos y contaminación de suelos, adecuación de Instalaciones de Combustibles y Explosivos y Gestión de residuos.

El resultado de todas estas actuaciones es que más del 9% de la superficie de los campos de Defensa está incluida en algún Espacio Natural Protegido del Estado o de las Comunidades Autónomas, y el 25 % del total está incluido en la Red Natura 2000. El 22,8 % de las propiedades de Defensa están catalogadas como Lugares de Importancia Comunitaria, y el 12,6 %, son ZEPA

(Zonas de Especial Protección para las Aves). 264 de las especies que habitan espacios del figuran incluidas en el Listado de Especies Silvestres en ; de ellas, 17 figuran en el Catálogo Español de Especies Amenazadas.

Ni que decir tiene, por lo tanto, que Defensa mantiene un compromiso indudable con el Medio Ambiente y con el uso sostenible y responsable de unas zonas de maniobras imprescindibles para la Defensa nacional.