El portavoz adjunta del Grupo Popular, Matilde Asían, ha señalado que el objetivo de la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera es “evitar que los ciudadanos tengan que pagar las consecuencias de no tener un Gobierno en plazo”.

“El objetivo de la reforma es permitir que las limitaciones en materia presupuestaria que tiene un Gobierno en funciones no contamine a las legítimas aspiraciones de formular los Presupuestos de las CCAA”, ha explicado Matilde Asían, quien ha remarcado que lo que se pretende es “no impedir, inferir o limitar que las Comunidades Autónomas adopten las decisiones” oportunas en su competencia.

Por ello, ha subrayado que “votar no a esta iniciativa legislativa significa votar no a la posibilidad de que las Autonomías puedan financiarse por encima de un déficit del 0,3 y puedan alcanzar el 0,7, significa sustraerlas 4.000 millones de euros para los servicios que prestan”. Así, ha apostillado que “votar no significa someter a los ciudadanos a sacrificios innecesarios”.

La portavoz popular ha valorado positivamente la actitud constructiva de mano tendida que mantiene el Gobierno de Rajoy y el Grupo Popular. En este sentido, ha destacado “el diálogo fluido entre el con las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos en el y Financiera”, por lo que ha pedido “centrar los esfuerzos en mejorar lo que debe mejorar y no modificar lo que funciona”.

También, la portavoz popular ha añadido que “el objetivo del PP es conseguir una nueva Autonomía que, al contrario de la que aprobó el socialista Zapatero, sea por consenso”, y ha mostrado su deseo de que “ahora que estamos recuperando ingresos tributarios consigamos un sistema para repartir de forma justa y solidaria los recursos”.

Finalmente, el Congreso ha aprobado la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria con el apoyo de PP, PSOE, Ciudadanos, PNV, Foro y CC.