• Proclama que el PP es “el único partido” que no pide la reforma de la Constitución y se opone a “los intentos de introducir la plurinacionalidad o la nación catalana, de suprimir las autonomías, de suprimir el o de poner en cuestión las organizaciones políticas provinciales”.

  • Recalca que “la Constitución es la solución a nuestros problemas”, no el problema que usan algunos como pretexto para tapar debates internos.

  • Destaca “el momento crítico” que atraviesa España, pues en 41 años de Constitución “nunca se había visto negociar los PGE en una cárcel, ofrecer una vicepresidenta a un partido que pide abolir la monarquía parlamentaria, negociar una investidura con independentistas condenados por sedición o gobernar en una comunidad con los votos de los herederos de Batasuna”.

  • Manifiesta que toca defender “hoy más que nunca” la Constitución, la unidad nacional y al Rey de España, pues “la monarquía constitucional parlamentaria ha sido el mejor garante del sistema que hoy disfrutamos”, y llama a defender el modelo de convivencia, la concordia, el orden legal y el sistema de la Transición; “Sánchez tiene esa responsabilidad”.

  • Recuerda las palabras que dirigió a Sánchez sobre la responsabilidad de PP y PSOE de “ensanchar el espacio de la centralidad política”, pero Sánchez ha elegido “el camino de los enemigos de la Carta Magna en una decisión libre, meditada y deseada, porque es la cuarta vez que lo intenta”.

  • Señala que el PP “hará valer la minoría de bloqueo” para no permitir una reforma constitucional, y “hará valer la reforma del recurso previo de inconstitucionalidad” para evitar una reforma estatutaria ni en el País Vasco ni en Cataluña “que intente desbordar el orden constitucional y ejercer de facto una nueva línea constituyente frente a la concordia de la Constitución”.

  • Apela a la generación del abrazo de la Transición: “Nosotros, sus nietos, no podemos romper ese abrazo, el de los 40 mejores años de nuestro país”.

  • Censura el intento de Sánchez de blanquear sus negociaciones con ERC y las posiciones de Podemos: “En ningún país de nuestro entorno sería posible que se negociara un Gobierno con aquellos que quieren romper el orden constitucional”.

  • Subraya que el PP es “absolutamente incompatible” con cualquier alternativa que plantee Sánchez “que cuente con los que quieren acabar con nuestro sistema constitucional”. “El PP no es sustitutivo de ERC ni de Bildu ni de Podemos”, advierte.

  • “El PP es la única alternativa sistémica, como pilar democrático de este orden constitucional, que ejercerá desde esta Cámara la oposición”.