• El portavoz de Trabajo y Economía Social del GPP, Diego Movellán, acusa al Gobierno de “no adoptar ninguna medida” en el ámbito laboral más allá de pretender “derogar” la reforma laboral del PP con la que se creaban 500.000 empleos al año y que otorgaba al trabajador “una mayor garantía”.
  • “Derogar la reforma laboral del PP es derogar la creación de empleo de la que España era líder en la zona euro. Les servirá para llenar muchos minutos de televisión y calentar muchos mítines de Podemos y del PSOE, pero lo vamos a sufrir todos los españoles en nuestras carnes”.
  • Pone sobre la mesa los datos que avalan que el “ha venido” para consolidar el modelo de la desidia laboral, la precariedad y la temporalidad: “Con Sánchez hay 91.000 parados más (30.000 mujeres y 14.000 jóvenes más en paro), 22.000 autónomos menos, 35.000 empresas menos, 22.000 trabajadores menos en el sector agrario y 25.000 cotizantes menos en el régimen de empleados de hogar”.
  • Censura la inacción del Gobierno frente a los hechos ciertos de la desaceleración, la destrucción de 244.000 empleos en el mes enero, la pérdida de competitividad –“las exportaciones se estancan y cae un 60% la inversión extranjera”-, y “la amenaza del infierno fiscal” con nuevas subidas de impuestos.
  • Advierte de que con el Gobierno de coalición comandado por Sánchez “se pondrá nuevamente en riesgo el estado de bienestar con la destrucción de empleo, como cada vez que gobierna la izquierda en España”.
  • Acusa al Gobierno de “arrinconar” más si cabe a los autónomos “en un país de emprendedores” como España, y exige “un apoyo decidido” al colectivo modificando los requisitos para que puedan cobrar la prestación por cese de actividad.
  • Reclama al Ejecutivo que diga qué medidas va a adoptar para hacer frente a los cambios laborales aparejados a la revolución industrial 4.0, y que aclare si es cierto “el mercadeo” interministerial según el cual los fondos de formación para el empleo se traspasarían al .
  • Reclama “potenciar y fortalecer” la Economía Social y la puesta en marcha de medidas para impulsar la conciliación laboral y familiar, en la senda de las propuestas por el PP en el Congreso.
  • Exige “una igualdad real de trato e igualdad retributiva real en el ámbito laboral”, y recuerda que antes de la Moción de censura de 2018 “se consiguieron hitos históricos en datos de afiliación de mujeres y en mínimos en brecha salarial”.