Cospedal se ha referido al espionaje al que fueron sometidos miembros del en Ciudad Real por una agencia de detectives vinculada a un militante del . La secretaria general del PP ha mostrado su “desprecio más absoluto” a este tipo de comportamientos, y, si bien es un comportamiento “inmoral” pero no ilegal, habría que preguntarse con qué dinero se ha pagado esta investigación, si con el dinero del PSOE o con el dinero de los contribuyentes de Castilla-La Mancha.

Falsos ERES,

En este sentido, la dirigente popular ha hecho alusión a los falsos ERES en Andalucía. Así ha explicado que cuando los fondos destinados al desempleo se dedican a pagar jubilaciones y pensiones ilegales, lo mínimo que puede hacer un partido político responsable es pedir una comisión de investigación. Además ha recordado que el Partido Popular denunció en su día esta situación, ahora está en los tribunales y a través de ellos “estamos conociendo el asunto”.

María Dolores de Cospedal ha afirmado que lo mismo ha sucedido en el donde el Partido Popular ha pedido formalmente en siete ocasiones una comisión de investigación sobre Caja Castilla-La Mancha, para conocer qué pasó, por qué se intervino, y dónde han ido a parar los siete mil millones de euros que nadie sabe dónde están y “también ha sido imposible”.

Cospedal ha aludido también a la política tradicional del PSOE en Castilla-La Mancha que se basa en “destruir personalmente al adversario político”. “Lo hicieron en su día con Loyola de Palacio y , con o con y conmigo lo llevan intentando hacer desde que he llegado. Yo estoy muy tranquila y no me preocupa”, ha dicho.

Faisán

Sobre el “caso Faisán”, Cospedal ha reiterado que el PP siempre ha mantenido que “no se negocie con ”. En este sentido ha defendido la legitimidad del PP para estar personado en el caso del chivatazo del bar Faisán y denunciar que es un delito y un comportamiento infame descubrir a la policía para salvar a los delincuentes, en este caso a los terroristas.

Falcon

Por último la secretaria general del PP ha vuelto a criticar el uso que hace Rodríguez Zapatero del avión militar Falcon para acudir a actos del Partido Socialista. A su juicio “es algo a lo que está muy acostumbrado” y que desde las filas socialistas “se ve muy bien”. “La seguridad -ha dicho- no es una excusa para este tipo de comportamientos que no tienen precedentes en ningún presidente del Gobierno”.