El secretario general del , , se ha preguntado hoy qué le parece a Susana Díaz que las partidas presupuestarias para Andalucía se estén negociando por y en la cárcel de Lledoners. Así, ha instado a la presidenta en funciones a que diga “si está de acuerdo con que el AVE a Almería, el puerto de Motril o el futuro de las inversiones en Sierra Nevada o la Costa del Sol se negocien en una prisión” y se ha mostrado convencido de que hay “muchísimos andaluces que tampoco están de acuerdo con que los presupuestos se negocien en la cárcel de Lledoners”.

Sobre este asunto, el dirigente popular ha denunciado que “es muy grave que Iglesias vaya a negociar los presupuestos a la cárcel” y que se acuerde la subida del salario mínimo interprofesional con un prófugo de la justicia como Carles Puigdemont y el presidente de la Generalitat en permanente desafío al Estado, Quim Torra, en lugar de hacerlo con los sindicatos y patronal como hizo, porque ésta es la responsabilidad de cualquier Gobierno serio, el Partido Popular.

“Es grave que un señor como Iglesias actué de enviado especial de para negociar presupuestos y que se negocien en la cárcel y no en el Parlamento; en la cárcel y no con los agente sociales; que se suba el salario mínimo por acuerdo con Puigdemont y Torra y no con la CEO y los sindicatos. “Lo grave no es que yo lo diga, lo grave es que eso ocurra en un país civilizado como España”, ha criticado.

Asimismo, ha lamentado que el Ejecutivo esté demostrando claramente que es rehén de los independentistas por el apoyo que le dieron para sacar adelante la moción de censura y hacer presidente del Gobierno a Pedro Sánchez con solo 84 diputados. “Los independentistas están intentando cercenar los derechos de todos. Cataluña no es ni de Torra ni de Puigdemont. Lo que sea Cataluña lo tenemos que decidir entre todos los españoles”, ha reivindicado.

Durante una entrevista en EsRadio, el secretario general del PP ha afirmado que el PP, por su parte, no va a alejarse de lo que el partido verdaderamente defiende, a diferencia de un PSOE desnortado. Así, ha explicado que el partido defiende “que a los niños los eduquen sus padres y no los políticos, que es mejor bajar impuestos que subirlos, que es mejor que haya más libertad en todos los ámbitos y que el médico al que tu vayas no lo decida un código postal, sino que seas tú el que pueda decidirlo con libertad”.

Como ejemplo, ha recordado que el PP ha planteado “sin ningún tipo de complejo”, que debe haber una educación nacional, con un MIR nacional o bien que la selectividad sea igual en toda España. “Unificar el sistema educativo y evitar que en Comunidades Autónomas se actúe de forma desleal y se quiebre la igualdad de todos”, ha apuntado

“No vamos a abdicar de ser un partido nacional, no somos un mercado persa como Podemos y PSOE. Eso lo vamos a defender aquí y en Andalucía; y al que no le guste, seguramente no será del PP”, ha remarcado.