“Es un pacto oculto sin luz ni taquígrafos; no hemos visto un solo documento programático en el que se base ese gobierno que va a ser de crispación”, critica.

Asegura que “la estrategia de pedir la abstención a los constitucionalistas era una cortina de humo porque ha habido una negociación oculta de la que no conocemos prácticamente nada”. Recuerda las “soflamas” de los posibles ministros de Podemos en contra del Rey y hablando de presos políticos y ve “difícil que Sánchez se aleje de esa deriva extremista a la que Podemos le está llevando”.

Considera que a partir de ahora en el Congreso “los constitucionalistas debemos estar unidos en la acción” y “coordinados para conseguir que Sánchez no lo tenga fácil a la hora de subir los impuestos y el déficit y de hacer concesiones” como indultar a los presos que pueden ser condenados. Apuesta por “aglutinar en torno al PP a todas esas personas que pensamos lo mismo en lo fundamental”.