González Pons ha explicado que en cuestión de horas o días, Cataluña, “que jamás ha sido independiente”, declarará unilateralmente, de forma ilegal y por la fuerza su independencia.

“España no es Yugoslavia”, ha dicho González Pons, quien ha defendido que España es una democracia estable y madura que no necesita ni tutelas ni mediadores con políticos insurrectos.

En este sentido, ha hecho un emplazamiento al diálogo pero siempre bajo la Constitución: “nuestra Constitución puede cambiarse, pero no por la fuerza. Decidir si España se rompe o sigue unida corresponde a todos los españoles, y solo a los españoles”.

El líder del PP en puso de relieve las palabras de ayer del Rey cuando se dirigió a los catalanes diciendo que “no les vamos a dejar solos”.

“No vamos a dejar solos a los que por miedo al estigma permanecen en silencio y no participaron en el falso referéndum, pero tampoco a quienes de buena fe acudieron a votar el domingo”, dijo hoy González Pons, que también aseguró que “a todos nos duelen las imágenes que vimos el domingo”.

González Pons ha recordado que el problema del nacional-populismo no es exclusivo de España, “es una plaga que se extiende por toda Europa”, y ha responsabilizado a este mismo nacionalismo de ser el causante del dolor en Europa, por lo que se ha dirigido a los eurodiputados: “como europeístas, no den ustedes la razón a los nacional-populistas”.

González Pons ha recordado que ayer se cumplieron casi 30 años de la reunificación alemana, y que “ahora es España la que está luchando por permanecer unida, es a España a quien ahora le corresponde dialogar con España. A nadie más”.

El vicepresidente primero del Grupo PPE ha finalizado su intervención pidiendo que “no nos señalen” y reclamando el mismo apoyo que se le prestó a Alemania, a las Repúblicas Bálticas y al Este de Europa en su momento, “porque Europa va de unir y no de romper”.