La vicesecretaria de Estudios y Programas del , , ha exigido hoy al Govern de Cataluña que aclare “cómo presionó a los funcionarios públicos en el referéndum ilegal del pasado 9 de noviembre”, tras el compromiso de los secretarios e interventores en Cataluña de respetar la Constitución Española ante la posible celebración de otra consulta ilegal el próximo 1 de octubre.

Según publican hoy los medios de comunicación, la Generalitat ha dejado la puerta abierta a que se puedan exigir responsabilidades contables a los funcionarios por el 9N. Por este motivo, Levy ha presentado en el Parlament una batería de preguntas en las que plantea las posibles presiones por parte de los responsables políticos a los trabajadores públicos para eludir posibles consecuencias legales e intentar hacer un quiebro a su responsabilidad como servidores públicos.

COLAU Y SU APOYO AL 1-O

En otro orden de cosas, Levy ha reiterado que la decisión de la alcaldesa de , , de favorecer por todos los medios la posible consulta ilegal del 1-O es un error de bulto que no se puede llevar a cabo. “El Ayuntamiento de Barcelona no puede ser el emblema de la inseguridad jurídica de los funcionarios, facilitando medios para una votación claramente ilegal, como ya fue la del 9N”, ha denunciado.