El coordinador general del , Fernando Martínez-Maillo, ha afirmado que “da una mala sensación” que los grupos de la oposición desalojen las instituciones “cuando se les investiga” y “cuando se trata de investigar al PP no tengan ningún problema”.

En este sentido, el dirigente popular ha atribuido esta actitud a una “estrategia de atacar al partido del Gobierno a toda costa”. Sin embargo, como ha explicado, la posición del Partido Popular es que “ya que en el Congreso se investiga al PP, decimos que en el se investigue al resto de partidos”.

“Lo que es sorprendente es que ahora todos se unen para taparse a sí mismos”, ha criticado.

Martínez Maillo ha reiterado que “todos los partidos tienen cosas que explicar”. En este punto, ha recordado “los conflictos que han existido en relación con la financiación municipal de Ciudadanos y su confusión con la financiación global del partido, así como las sospechas en relación con Podemos y su vinculación con Venezuela” y también los casos del .

No obstante, Maillo ha matizado que la “diferencia” que existe entre la actuación del PP y la del resto de formaciones políticas es que “no nos colocamos la toga de jueces”.

Así, ha lamentado que en la comisión de investigación del Congreso de los Diputados los partidos de la oposición “están haciendo de jueces y están dictando sentencias judiciales y eso es completamente incorrecto”.

Por ello, la diferencia entre la posición del PP y del resto de grupos políticos, como ha explicado, es que “en el Senado queremos determinar con exactitud la financiación de todos los partidos estén o no en los tribunales”, mientras que “lo que han hecho el PSOE, Ciudadanos y Podemos es un corta y pega de autos judiciales, no para investigar al PP sino para dictar una sentencia que ya tienen dictada de antemano que es que somos culpables”.

En este punto, Maillo ha advertido de que “se van a producir, si no se han producido ya ciertos conflictos entre ambos poderes” ya que “el Poder Judicial está para juzgar y el Legislativo está para controlar y hacer leyes”.

“Esas causas generales contra un partido político no deben existir en democracia”, ha concluido.