El coordinador general del PP, , ha afirmado hoy que lo que ha sucedido en España es que ha habido una moción de censura y que un señor, que no ha pasado por las urnas, hoy se sienta en La Moncloa. Así, ha recordado que dijo que no iba a ser apoyado nunca por partidos independentistas y que ahora, con un Gobierno “más de escaparate que de eficacia”, se ha hecho un lifting a sí mismo, “uno más”. “Hoy apoyo al 155, mañana me dejo apoyar por los independentistas y pasado tomo otra decisión. ¿Qué más da? Lo importante es ocultar la verdad, que no se ha ganado las elecciones y ocultar que las ganaron otros”, ha señalado.

Martínez-Maíllo se ha referido también al papel que tiene ahora Ciudadanos, “que ha quedado completamente desdibujado en este proceso”, y se ha mostrado convencido de que vuelve el bipartidismo a cuatro, “donde habrá dos grandes partidos y algunos como Podemos o Ciudadanos, que han quedado completamente desdibujados”. “Ciudadanos fue el que comenzó el proceso porque fue el cooperador necesario de esta moción de censura cuando rompió el acuerdo con el PP”, ha recordado.

Durante una entrevista en el programa Los Desayunos , de RTVE, el coordinador general del PP ha explicado que el partido está en un nuevo proceso, “en una nueva etapa”, pero que no ha nacido hoy. “Llevamos cuarenta años trabajando por España y somos el partido mayoritario tanto en el Congreso como en el ”, además de ser el partido que ganó las últimas elecciones. “Creo que no es poco, así que tenemos un reto por delante y yo creo que una responsabilidad también”, ha señalado.

ELECCIÓN PRESIDENTE

Maíllo ha detallado que hasta la celebración del próximo , donde se elegirá al próximo presidente del PP, hay un proceso muy intenso, “ese no es el día más importante”, ya que en el partido hay un sistema “original, nuevo, diferente. No son primarias al uso, hemos creado un sistema de doble vuelta. En una primera vuelta que se celebrará el 5 de julio, hay dos urnas. En una urna los afiliados votarán a aquel precandidato que haya manifestado su intención de presentarse entre el 18 y el 20, y en la otra se elegirá a los compromisarios”. En esta primera vuelta sólo pasan al Congreso los dos más votados. Si uno de los candidatos consigue una victoria de más del 50 % de los votos, con una distancia de quince puntos frente al segundo, y algo muy importante, que gane en el 50% de las circunscripciones, será candidato único. Si no es así pasarán los dos más votados y serán los compromisarios los que decidan”, ha explicado.

Asimismo, se ha referido a la hipotética presentación de una lista unitaria para la presidencia del partido en el próximo , y no la ha descartado, “es una opción”, al tiempo que ha negado la posibilidad de una crisis interna en el partido. “Espero que no la vaya a haber, porque al final son todos compañeros muy sensatos, muy responsables y quieren al partido tanto como lo queremos los demás”, ha explicado antes de ironizar sobre el hecho de que cuando no se vota en el PP, se dice que no hay democracia “y luego cuando se vota se dice que hay crisis. Esto no es muy compatible”.

DEBATE DE IDEAS

También ha defendido que el PP “no tiene que reinventarse, ni tiene que empezar de nuevo” y ha recordado que “hemos ganado las elecciones en 2011, en 2015, en 2016, en ayuntamientos y en autonomías y somos un partido que tiene ahora 137 escaños en el Congreso y mayoría absoluta en el Senado”, aunque ha reconocido que se tiene que mejorar. Sin embargo, ha recordado que en el anterior Congreso, el ya hizo un debate ideológico “en profundidad”, y que ahora lo que hay que hacer es elegir al líder “y por lo tanto a su equipo y sus ideas”.

En este sentido, ha querido aclarar que estas ideas estarán dentro del marco ideológico que tiene un partido de centroderecha, “que amalgama dentro de él a liberales, a conservadores, a democristianos, a centristas, afortunadamente a todos dentro del Partido Popular”. “A mí este debate de más liberal o menos liberal, eso ya quedó atrás, en el último Congreso, ahora es un debate fundamentalmente de proyecto político de cara al futuro y de liderazgo”, ha defendido Maíllo.

Así, ha insistido en la responsabilidad que tiene el Partido Popular, sus afiliados y sus compromisarios “frente a todos los españoles “, ya que “no sólo estamos eligiendo a un presidente del partido, estamos eligiendo al próximo presidente del , estoy plenamente convencido”, ha afirmado el coordinador general. “En ese liderazgo por supuesto uno puede sentirse más liberal o menos, pero es un debate de quién es la persona que nos va a representar, cuál es su modelo de partido y cuál es su proyecto de país”, ha asegurado.

REFORMA DE LA CONSTITUCIÓN

También ha respondido a la pregunta sobre una hipotética reforma de la Constitución y ha recordado que “el que ha roto el bloque constitucional es el propio dejándose apoyar por los partidos independentistas negando haber negociado nada”, pero ha exigido conocer las conversaciones mantenidas entre Pedro Sánchez y sus socios. “Acordémonos de la nueva política, que consistía básicamente en hacer públicas las conversaciones. Todavía no sabemos de qué hablaron ni de qué no hablaron. ¿Se llegó a acuerdos? No lo sé, pero hablar, hablaron, eso seguro”, ha afirmado antes de insistir en que hay que conocer los compromisos a los que se llegó en esas conversaciones.

Así, le ha recordado al Partido Socialista que la reforma constitucional exige unas mayorías reforzadas, “entre ellas contar con el PP”, y que la devolución de algunos artículos que han sido declarados contrarios a la Constitución, “es que ya han sido declarados inconstitucionales, no sé cómo se puede devolver un artículo cuando ya ha sido declarado inconstitucional”. “Se están dando algunos palos de ciego para intentar contentar a aquél que te ha apoyado”, ha lamentado antes de pedir tranquilidad para ver cómo evoluciona la situación.

SENTENCIA GÜRTEL

Respecto a la sentencia conocida ayer, en la que la afirma que hubo financiación irregular en el PP de la Comunidad Valenciana, Martínez-Maíllo insistió en que hay que condenar la corrupción, repudiarla “venga de donde venga, y esté asentada donde esté asentada”, aunque ha recordado que el PPCV ya ha hecho un profundo proceso de renovación “por unos hechos que pertenecen al pasado y tenemos que salir adelante, no se puede extender a todo un partido, ni la mancha a todo un partido por el comportamiento individual o colectivo”. “Ahora mismo se está investigando al Partido Socialista y a Compromís por exactamente lo mismo, hay cuatro juzgados en España investigando financiaciones ilegales del PSPV y también de Compromís por hechos exactamente iguales”, ha recordado.

“¿Sabe lo que pasa? Se habla por ejemplo del PP de la Comunidad Valenciana, pero es que el PP es mucho más del año 2007 y 2008 de la Comunidad Valenciana, yo procedo del PP de León, donde no hay ningún caso de estas características, o el PP de , o el PP de Castilla La Mancha, o el PP de , o el PP de Andalucía, o el PP de y , o el PP de Canarias, o el PP de , es que es mucho más que todo eso”, ha lamentado antes de recordar que la renovación hay que hacerla en todas las estructuras, “también en el Partido Socialista”, donde se atreven a hablar de corrupción, “con una valentía y con un descaro que a mí me sorprendió muchísimo, cuando tienen los ERE en Andalucía”.

AQUARIUS

Por último, se ha referido a la medida adoptada por el Gobierno de acoger en el barco Aquarius lleno de inmigrantes recogidos en el mar, Fernando Martínez-Maíllo ha insistido en que le parece lógico y normal ser solidario cuando están en peligro vidas humanas, “es el derecho del mar, no es una novedad, es proteger a personas que están completamente a la intemperie y que pueden morir en cualquier momento”, pero se ha mostrado prudente porque, ha recordado, “en el año 2017 en España entraron más de 28.000 personas de manera irregular y aumentó un 116 % los que entraron por el mar” y además, “estamos devolviendo diariamente a mucha gente a través la valla de Ceuta y Melilla”.

“Cuidado con este doble lenguaje porque este es un problema de que tenemos que enfrentarlo dentro de la Unión Europea, no por decisiones individuales de un país o de un Gobierno que quiere ser más efectista que efectivo, no basado solamente en gestos de solidaridad sino basado fundamentalmente en políticas concretas”, ha matizado. Así, ha reclamado prudencia al nuevo Ejecutivo al que pide que busque una solución conjunta con el resto de países de la UE, ya que “al final el mensaje de que España puede ser el coladero de la inmigración ilegal es un mensaje muy peligroso, porque hay miles de inmigrantes y refugiados esperando cruzar el mar para llegar a Europa”.