La portavoz adjunta de Interior del GPP, María del Mar Blanco, ha asegurado que “el Gobierno no puede ceder al chantaje de con el acercamiento de presos”.

Tras la autorización del traslado de los etarras Marta Igarriz Iceta y Kepa Arronategui Azurmendia (este último está condenado por preparar un atentado contra el Rey en 1997 en el que murió un ertzaina), la portavoz popular ha registrado la petición de comparecencia del ministro Marlaska en el Congreso para que dé explicaciones sobre ello, dado que ni han pedido perdón a las víctimas, ni están arrepentidos ni colaboran con la Justicia.

Para la portavoz del GPP, “es indigno que Sánchez utilice este asunto como pago por el apoyo a su moción de censura”. Como ha explicado María del Mar Blanco, “la realidad es que el Gobierno está tomando una decisión política porque la Ley no les obliga a trasladar a terroristas de ETA al País Vasco”.

En este sentido, la portavoz del GPP ha insistido en que en modo alguno estos etarras que han sido acercados “ni han pedido perdón, ni se han arrepentido, ni han colaborado con la justicia para resolver los crímenes de ETA que todavía están por esclarecer”.

Algo que la diputada popular ha considerado que “es una humillación para la memoria y la dignidad de las víctimas del terrorista, que deberían ser el referente moral de nuestra democracia”.

Por ello, María del Mar Blanco ha afirmado que “el PP siempre va a estar con las víctimas, porque nuestra prioridad continúa siendo defender a las víctimas y no beneficiar a quienes tanto dolor y daño han causado”.

“Continuaremos alzando la voz para defender lo que es justo y digno para las víctimas y para la sociedad española en general”, ha afirmado la diputada popular, especialmente en un momento “en el que se está construyendo el relato del fin de ETA en el que tiene que haber vencedores y vencidos”.

“Tampoco –ha concluido- vamos a tolerar ningún tipo de homenaje a los terroristas como el que hicieron a Santi Potros hace escasas semanas a la salida de la cárcel”.