La vicesecretaria de Comunicación del , , ha reivindicado “memoria, dignidad y justicia” para las víctimas del terrorismo, que ha destacado como los tres conceptos que “conforman y definen el compromiso del PP con quienes han sufrido esta barbarie, de manera personal o a través de sus seres queridos”. A su juicio, “hay un lazo invisible tejido por el dolor que une a quienes han vivido la súbita, violenta e incomprensible desaparición de padres, hermanos e hijos”.

En primer lugar, ha considerado que la memoria deber servir para evitar que el olvido, indefectiblemente vinculado al paso del tiempo, “nos haga traicionar a quienes amamos un día y a quienes dieron su vida por el país”. En este sentido, ha asegurado que “como sociedad democrática que somos, no podemos permitirnos el olvido por muy doloroso que sea el recuerdo”.

Asimismo, se ha referido al concepto de dignidad, porque “cada víctima es única, es irrepetible y merece respeto a sus sentimientos, a sus características, a sus decisiones, por incomprensibles o distintas unas de otras que puedan parecer”.

Y en relación a la justicia, la dirigente popular ha constatado que “se añade mucho más sufrimiento y dolor cuando los verdugos no reciben el castigo que merecen, no se produce la reparación debida a las víctimas, no se les reconoce esa condición o no se garantiza debidamente su seguridad”.

Marta González ha sido la encargada de presentar las intervenciones de Marimar Blanco, presidenta de la ; , presidenta de la Fundación Jiménez Becerril; y , presidente de la Fundación Giménez Abad, todas ellas en el marco de la Convención Nacional del PP “España en libertad”.

En el transcurso de su intervención, Marta González ha recordado a los 20 miembros del PP que “han dado su vida por defender nuestras ideas”, así como a muchas otras que “han sufrido el miedo, las amenazas, las coacciones de la sinrazón etarra en el País Vasco y fuera de él”. A todas ellas ha querido trasladar “nuestro cariño, agradecimiento y admiración”, así como el apoyo tanto a ellas como a sus familias, y lo ha vinculado a uno de los rasgos identitarios del PP desde su origen.

Por último, ha expresado “nuestra rotunda condena al terrorismo de y cualquier otra forma de terrorismo”, así como el “rechazo más firme al nacionalismo excluyente, que está en el origen del terrorismo”.