El defiende el mantenimiento de la educación especial o especializada y rechaza la propuesta del Gobierno socialista, porque limitaría la libertad de elección de los padres, razón por la cual se opondrá frontalmente al cierre de los centros de educación especial. Así se lo ha trasladado la vicesecretaria de Política Social del PP, , a los representantes de la “Plataforma educación inclusiva sí, especial también” en la reunión que mantuvieron ayer y en la que también participó la secretaria de Educación e Igualdad del PP, .

El PSOE propone en su reforma educativa excluir a los padres de una decisión fundamental, el tipo de centro donde quieren escolarizar a sus hijos, algo que en el Proyecto de Ley socialista decidirán en última instancia las administraciones educativas, abriendo además la puerta a la clausura de los centros de educación especial en un plazo de 10 años. De esta forma, pasarán a ser “centros de referencia y apoyo para los centros ordinarios”, permitiendo exclusivamente la escolarización de aquellos alumnos que requieran una atención “muy especializada”.

Actualmente, el 83% del alumnado con necesidades educativas especiales está escolarizado en centros ordinarios, y el 17 % restante (35.190 estudiantes) en centros de Educación Especial. En España, hay centros de educación especial que llevan más de sesenta años trabajando con alumnos con estas necesidades, obteniendo magníficos resultados.

El Partido Popular defiende el derecho de los padres a elegir y la libertad de hacerlo entre distintos modelos. Este compromiso afecta a todos los alumnos, incluidos aquellos que tienen alguna discapacidad.

Por ello, el PP propone que en el sistema educativo, los alumnos con algún tipo de discapacidad puedan ser escolarizados en centros ordinarios, en aulas específicas dentro de los centros ordinarios, en centros especializados o en centros de educación especial.

El Partido Popular quiere garantizar a las familias que sus hijos reciban la mejor educación y que cuenten con los recursos humanos y materiales necesarios para lograr su plena inclusión educativa y social.

Por todo ello, el PP está en contra de que se acabe con un sistema educativo que funciona y que garantiza el derecho a una enseñanza de calidad para este alumnado.