El presidente del , , ha manifestado “el compromiso absoluto” de esta formación con “la ejemplaridad, la transparencia y la rendición de cuentas”.

Durante su intervención ante el Grupo Parlamentario Popular del , el líder del PP ha dado la “bienvenida” a la senadora , quien se ha reincorporado tras pasar por el Grupo Mixto, ante la “exigencia de un partido para aprobar los presupuestos”, al tiempo que le ha agradecido su “responsabilidad” para que salieran adelante unas cuentas “que eran buenas para los españoles y, sobre todo, que dotaban de mayor estabilidad a la legislatura”.

Casado ha subrayado que el PP “va a ser muy exigente en la transparencia, en la ejemplaridad, en la asunción de responsabilidades y en la colaboración con la Justicia”, pero también “a la hora de pedir disculpas ante acusaciones infundadas o ante la inocencia demostrada, como ha pasado con el caso de Pilar Barreiro”.

“El PP se tiene que hacer respetar y, en los últimos meses, no nos han respetado; ha habido una doble vara de medir, dependiendo de si había un caso que afectaba al PP o a otros partidos”, ha señalado el dirigente popular, quien se ha referido al escándalo de los cursos de formación en Andalucía.

“En este partido no se tolera la corrupción ni se admiten prácticas que no sean ejemplares, aunque no conlleven ningún tipo de delito relacionado con la corrupción”, ha apostillado.

En este punto, Casado ha señalado que ante “las filtraciones interesadas que nos quieren marcar la agenda, tenemos que mantener un equilibrio exigente, sin hacernos partícipes de ninguna práctica del pasado que nos pueda avergonzar, pero al mismo tiempo justo y equilibrado a la hora de tomar las medidas que se espera de nosotros, sin caer en afanes inquisitoriales que devenirían, irremediablemente, en la injusticia”.

“Es un compromiso en el que este partido no puede tolerar nada que nos aparte de nuestro compromiso con los afiliados, con los españoles, no sólo con nuestros votantes. Pero, al mismo tiempo, dejar de relieve que en otras formaciones políticas no vamos a encontrar ningún tipo de lección”, ha añadido.

El líder del PP ha preguntado al PSOE “a qué está esperando para que dimita la ministra de Justicia, o Pedro Sánchez a cesarla” y “qué va a hacer con la ministra de Educación, con el ministro de Ciencia e Innovación o de Exteriores ante las informaciones que hemos venido conociendo”.

“No vamos a aceptar ninguna lección. Lo único que estamos haciendo es cumplir nuestro código ético y, con pleno respeto a la presunción de inocencia y a las informaciones que vamos conociendo, y dando los pasos que consideramos que son justos y proporcionados”, ha concluido.

ESTRATEGIA COMÚN DE CONSTITUCIONALISTAS

Pablo Casado ha manifestado la intención de “hacer una estrategia común entre constitucionalistas para ir unidos”, porque “no hay tiempo que perder, no hay más desgaste posible a la política de Estado y no se puede caer en más humillaciones a nuestros principios fundamentales como democracia y respeto a la Constitución”.

Así, ha recordado que ayer, desde el , planteó la reunión de los partidos constitucionalistas “que no apoyamos el con los independentistas”.

De este encuentro, Casado espera que todas las fuerzas constitucionalistas moderadas de un centro reformista liberal, “podamos juntarnos para que este Gobierno no siga dañando la credibilidad, la legalidad y la reputación de España”.

SOMOS LA ÚNICA ALTERNATIVA DE GOBIERNO

El presidente popular ha señalado que en un momento como el actual, “con la Legislatura en cierta barrena”, el Partido Popular ha demostrado “que somos la única alternativa de Gobierno para España, que estamos liderando de forma firme y responsable la oposición”.

Por ello, ha seguido reivindicando “lo que dijimos al principio: que es necesario dotar de voz a los españoles y que se convoquen elecciones”. De esta manera, ha reiterado que “en España, debe gobernar un presidente que no sea rehén de los intereses de aquellos que quieren romper el país”.

Pablo Casado ha recordado el compromiso de Pedro Sánchez, que fue el de “convocar de inmediato”, algo que no ha hecho, porque “ha intentado entretenernos con una negociación presupuestaria que sabíamos abocada al fracaso”. Y, en este momento en el que parece que se rinde a la fatalidad de que los presupuestos no vayan a salir adelante, “no entendemos que intente gobernar por real decreto cuando no tiene apoyos para legislar, ni la legitimidad para gobernar, si entendemos como legítimo depender de independentistas, batasunos o populistas de izquierdas”.

El dirigente popular ha reiterado la petición de elecciones anticipadas y, hasta su celebración, ha anunciado que “seguiremos liderando la oposición”, porque, entre otras cosas, “no se entiende cómo en el día de hoy, el Gobierno no dice nada después de una sentencia de un tribunal europeo que viene a decir que Otegui fue juzgado de manera parcial, el mismo tribunal que dijo en sus sentencias que el brazo político de , Batasuna tenía que ser ilegalizado sin demora, o que los terroristas en España formaban parte de la banda armada y del entramado político y económico y así fue como se les derrotó”.

SÁNCHEZ, CALLADO ANTE LAS PEDRADAS DE

De igual manera, ha lamentado no haber escuchado nada al Gobierno “de cuando el otro día Ignacio Cosidó y otros compañeros del PP estuvieron en Alsasua () y fueron agredidos, como también la furgoneta de recibió pedradas de los violentos y abertzales, que intentan que no podamos pisar un pueblo de España”.

Ante esta situación, ha subrayado que “en este caso, todos vamos juntos. La pedrada que recibió Albert Rivera es como si la hubiera recibido yo. Lo que lamentamos es que el PSOE no esté en nuestro mismo bando”.

Por todo ello, Pablo Casado ha pedido “la implicación” de todo el partido para acabar con el régimen monocolor en Andalucía, “el preámbulo de las elecciones de mayo y el principal pilar para las generales”.