El Grupo Parlamentario Popular ha registrado una Proposición no de Ley en la que insta al Gobierno a impulsar la reforma laboral aprobada en 2012 por el Ejecutivo del PP para favorecer la creación de empleo. En este sentido, pide adaptar nuestro mercado de trabajo a la IV Revolución Industrial y promover el equilibrio entre la flexibilidad y la seguridad de los trabajadores para “asegurar su derecho a trabajar para varios empleadores, potenciando el derecho a la formación, previniendo de prácticas abusivas e incrementando su protección ante periodos de inactividad”.

Además, defiende “favorecer convenios colectivos adaptados a las necesidades reales del tejido productivo y plenamente actualizados a las necesidades de empresas y trabajadores”; así como “establecer nuevos mecanismos que penalicen la contratación temporal injustificada”, como la limitación del encadenamiento de contratos o el endurecimiento de la penalización a aquellas empresas que realicen contratos temporales sin causa.

Con esta iniciativa, firmada por la portavoz del GPP, , y por el portavoz adjunto y coordinador económico, , el PP defiende la importancia de profundizar en los avances alcanzados con la reforma laboral de

  1. Por un lado, porque permitió crear 2.345.000 empleos entre el segundo trimestre de 2013 y el de 2018 y, por otro, por la ausencia de estrategia del Gobierno socialista: “Los 18 meses tras la moción de censura y los primeros pasos del Gobierno de coalición con Unidas Podemos nos hacen ser pesimistas sobre la evolución del empleo a medio o largo plazo”.

Los datos de la EPA conocida hoy confirman la ralentización del mercado laboral: el paro se ha reducido sólo en 112.400 personas frente a las 462.400 del año 2018, la menor reducción de paro desde 2013.