Como ha apuntado la vicesecretaria de Política Social del PP, , “la cifra de personas afectadas es lo suficientemente alta como para afrontar con rigor medidas que atenúen los efectos de esta patología”. De ahí que propongamos “la elaboración de un censo de pacientes”, así como “fomentar el incremento del número de profesionales sanitarios y sociales”.

También, “garantizar una atención integral, de calidad y adecuada, buscando la mayor autonomía del paciente y la creación de unidades multidisciplinares en hospitales para el abordaje clínico y sociosanitario”

De igual modo, Gamarra propone “la realización de un estudio de los costes reales de la enfermedad, en un plazo no superior a seis meses y establecer los instrumentos necesarios para un diagnóstico precoz y para la prevención de la enfermedad”.

Además, la vicesecretaria de Política Social quiere “impulsar los tratamientos de estimulación cognitiva tecnológica junto con los tradicionales, para la prevención del deterioro cognitivo y el desarrollo de atención domiciliaria específico para atención a los pacientes con movilidad reducida”.

“Aumentar el número de plazas de centros de día para enfermos con Alzheimer y mayor dotación para el transporte no sanitario de estos pacientes”, indica Gamarra, a la vez que afirma querer “un plan de formación y capacitación de los agentes sociosanitarios para favorecer el diagnóstico precoz”.

Los populares quieren impulsar “la investigación científica dirigida a la prevención de la enfermedad en fase asintomática y seguir apoyando la investigación social, promoviendo alianzas de colaboración con los centros y entidades que son referentes en investigación de la enfermedad”.

SUFRAGAR GASTOS Y ALIVIAR LA SOBRECARGA FAMILIAR, SANITARIA Y SOCIAL

Para la vicesecretaria de Política Social sufragar los servicios de respiro familiar para aliviar la sobrecarga que soportan los familiares, que pueden traducirse en un incremento de los gastos familiares, sanitarios y sociales “es esencial”.

Y para ello, quieren “incentivar la colaboración de entidades privadas con las asociaciones de pacientes declaradas de utilidad pública y remitir anualmente a esta Cámara la evaluación y grado de cumplimiento del Plan Integral de Alzheimer”.