En parlamentaria habrá también 45 miembros suplentes, entre ellos los eurodiputados del PP y .

Zalba expresó hoy “su satisfacción por formar parte del grupo de diputados europeos que abordará un asunto tan relevante para la industria como el de las emisiones en el sector del automóvil” y explicó que “no se trata solamente de estudiar el caso ”.

no debería convertirse en una especie de tribunal de la Inquisición, sino que debe aportar ideas y soluciones”, dijo el eurodiputado popular.

“La producción de automóviles en España aumentó el año pasado un 14%, lo que se traduce en miles de nuevos puestos de trabajo. España es país fabricante de automóviles de Europa”, explicó Zalba.

“Estos datos nos deben obligar a ser rigurosos y prudentes. En el caso de Volkswagen, por ejemplo, es necesario estudiar lo que ha ocurrido y llegar hasta el final, pero manteniendo la necesaria prudencia y sin prejuzgar ni extraer conclusiones precipitadas”, añadió.

Zalba advirtió además que “no debemos hacer el caldo de cultivo a aquellos que quieren aprovechar la coyuntura para atacar a la industria europea, y en particular a la industria del diésel, de la que Europa es un referente”.

“No podemos permitir convertir la comisión de investigación en un ataque al diésel, y en favor de la gasolina, que es mayoritaria en EEUU y Asia. Esto sería pegarse un tiro en el pie y es algo que Europa no se puede permitir”, aseguró.

La creación de esta comisión de investigación fue aprobada el mes pasado por el .

La comisión tendrá que presentar un informe preliminar seis meses después de comenzar a trabajar y unas conclusiones finales un año después de ese comienzo. Se prevé que el grupo de eurodiputados seleccionados comience a trabajar en este asunto en los próximos días.