La norma acordada hoy amplía el plazo de suspensión de alzamientos hipotecarios tres años más, hasta 2020 .

Además, flexibiliza los criterios para determinar qué deudores hipotecarios son vulnerables y pueden beneficiarse de las medidas de protección.

Además, se introduce en el Código de Buenas Prácticas la opción de alquilar la vivienda habitual ejecutada .

El Real Decreto aprobado en relación con la moratoria de los desahucios está en el contexto de las medidas que ha ido adoptando el Gobierno desde el año 2012 para afrontar este problema.

En marzo de 2012, el Gobierno aprobó el Código de Buenas Prácticas mediante el que se daba la posibilidad a las familias que estaban en el “umbral de exclusión” de negociar con las entidades financieras la reestructuración de la deuda.

Además, en noviembre de 2012, se acordó la suspensión de lanzamientos hipotecarios (obligación de salir de la vivienda) , acuerdo que se ha ido extendiendo hasta ahora, y que en enero de 2013 se pusieron 10.000 viviendas con alquileres muy reducidos a disposición de los colectivos más vulnerables.

Casi 80.000 familias se han favorecido de estas iniciativas .