La senadora por y portavoz adjunta de GPP, , ha defendido hoy en el Pleno de la Cámara Alta la propuesta del reforma del Reglamento del por el que se modifica el artículo 30 para la creación de la figura del “parlamentario no adscrito”.

La senadora Vindel ha rechazado la creación de esta figura propuesta por Compromís por considerar que remite a unas circunstancias no determinadas y “por lo tanto, se trata de una absoluta indefinición y discrecionalidad y es un monumento a la indeterminación y consecuentemente, a la inseguridad jurídica”. “Con 3 brochazos –ha dicho- y una mención de pasada a la Constitución, para que no les echen abajo la iniciativa, dejan el asunto que tanto les obsesiona, solucionado”.

La portavoz adjunta del GPP también ha criticado la propuesta alternativa de Podemos para la creación del “senador no adscrito” porque impediría al parlamentario seguir ocupando cargo en los órganos de Senado y porque en caso de ocuparlos tendría que ser cesado automáticamente.

Además, según la propuesta de Podemos el senador no adscrito no podría percibir ningún complemento económico relacionado con el cargo ni con el grupo; “es obvio que el espíritu que anima a esta alternativa es estrictamente económico” ha reprochado a los senadores de Podemos, la senadora por Madrid.

Rosa Vindel ha explicado que de aprobarse alguna de estas propuestas se estaría vulnerando claramente el derecho de participación política garantizado por el artículo 23.2 de la Constitución. La figura del “senador no adscrito” es desconocida tanto en el Congreso como en el Senado, aunque si la reconoce el derecho parlamentario autonómico.

Vindel ha destacado que la Carta Magna habla expresamente de un parlamento de “grupos” en su artículo 78.1, al referirse a la Diputación Permanente de las Cámaras. En este sentido ha dicho que la actividad parlamentaria solo puede desarrollarse en grupo. “La Constitución atribuye a los grupos parlamentarios el carácter de entes imprescindibles y principales en la organización y funcionamiento de las Cámaras y en el desempeño de la función parlamentaria”.

Esto significa, ha abundado la senadora popular que los parlamentarios han de unirse coherentemente con su adscripción política o, en su caso, integrarse en el grupo mixto, que es el grupo que se erige como mecanismo para garantizar su participación en la Cámara.

UNA INICIATIVA DESTINADA A “HUMILLAR” A

Rosa Vindel ha recordado que es la primera vez que se presenta una iniciativa de este tipo. “El origen de esta iniciativa lleva nombre y apellido –ha asegurado- dos senadores de Compromís y una senadora del PP procedentes de la misma Comunidad Autónoma compartiendo el mismo grupo, era demasiado; desgraciadamente la senadora a la que iba destinada esta iniciativa ya no nos acompaña”.

Vindel mantiene que esta iniciativa ha sido concebida para “mayor humillación de una senadora a la que tristemente no volveremos a ver”. “En el Grupo Popular nunca entendimos cómo se prefería, a efectos de compañerismo, a un aforado procesado por pertenencia a banda armada antes que a una aforada que ni estaba procesada ni, mucho menos, se le había abierto juicio oral”, ha matizado.

La senadora por Madrid ha finalizado asegurando que el GPP ha votado en contra de la creación de la figura del “senador no adscrito” porque rechaza “los veredictos anticipados de culpabilidad y cree en el derecho a no ser puesto en la picota y a no participar en piras públicas ni en autos de fe”.