Un NO rotundo a las mociones del

La primera moción que se debatió ayer, martes 18 de octubre, fue presentada por el PP e instaba al Gobierno a “adoptar determinadas medidas en relación con la dimensión de las empresas españolas”. El Grupo de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea votó no a la propuesta popular, fundamentalmente porque las medidas propuestas por el Grupo Popular no solo son vagas e imprecisas, sino que además son contrarias con el objetivo que dice perseguir la moción: defender a las PYMES. El senador valenciano y economista dio la réplica al Partido Popular, explicando el importante valor que las pequeñas y medianas empresas tienen para nuestro país y recordando que “los pequeños empresarios se quejan de las grandes empresas que no pagan impuestos en nuestro país, en el que no se trata igual a los grandes y a los pequeños empresarios”, quizás porque “un pequeño empresario no puede invitar a los políticos al palco del Santiago Bernabéu, no puede pagar sobres con dinero negro y no puede colocar a ex ministros en consejos de administración”.

Unidos Podemos también se ha posicionado contrariamente a la moción del Grupo Popular en la que se instaba al Gobierno “a la adopción de determinadas medidas en relación al empleo. El eje central de la réplica de Óscar Guardingo y , senador por y senadora por respectivamente, ha sido que en materia de empleo la primera medida a tomar es la derogación de la actual Reforma Laboral. La senadora Quetglas ha centrado parte de su intervención en la situación que vive la población más joven de nuestro país, recordando que desde la aprobación de la Reforma “hay 512.000 personas de entre 16 y 29 años menos trabajando en nuestro país” y recogiendo amplios aplausos de la cámara (a excepción del PP) cuando ha afirmado que “a nuestros jóvenes les caduca antes el contrato de trabajo que la leche en la nevera”. Óscar Guardingo, por su parte, ha querido agradecer al PP que haya aceptado gran parte de las enmiendas realizadas por el Grupo del Cambio (Unidos Podemos-En Comú PodemEn Marea), pero reafirmando el voto en contra por la negativa del Partido Popular para revertir los recortes en el . Guardingo ha afirmado que “sin recursos, todas estas enmiendas son un brindis al sol”.

La moción del Grupo Popular para que “todas las fuerzas políticas compartan el compromiso del proyecto europeo” también ha contado con el no de Unidos Podemos. La moción, redactada como si se tratase de una declaración institucional, llega a afirmar que es necesario consolidar un gobierno en España para solucionar los problemas del proyecto europeo, apostando además por la continuación de unas políticas económicas que en nuestro país han generado un gran sufrimiento. “No cuenten con nosotros”, anticipaba la senadora navarra , “para aplicar el anuncio que ya nos hacía De Guindos de 5.500 millones de euros en recortes para continuar con las políticas de austeridad que se han llevado a cabo hasta el momento”, porque “en un entorno de desigualdad es difícil construir un proyecto cohesionado e integrador”. Las soluciones aportadas por Unidos Podemos en el debate parlamentario han sido revertir las políticas austericidas, combatir la falta de transparencia de las instituciones europeas (como sucede con los tratados del TTIP y CETA) y dar un vuelco a las actuales políticas que vulneran los Derechos Humanos, especialmente las que se dirigen contra los refugiados. La senadora vasca Palencia ha reprochado al Grupo Popular su falta de voluntad para aceptar las enmiendas presentadas por Unidos Podemos en las que se apelaba a “otra Europa posible: la Europa social y la de los valores, de los Derechos Humanos en definitiva”.

El PP aprovecha su mayoría absoluta para bloquear la comparecencia de Aznar Previamente a la celebración del Pleno, en la Mesa del Senado (el órgano que decide sobre qué mociones pueden ser susceptibles de ser debatidas en la cámara), se rechazó la petición de comparecencia del ex Presidente Aznar, que fue formalizada la pasada semana por parte de Sara Vilas, senadora de En Comú Podem. La Mesa del Senado utilizaba como argumento para cimentar su negativa que el reglamento de la Cámara Alta no regula la comparecencia de personas que no formen parte actualmente del Gobierno.

Se trata bajo nuestro punto de vista de una aplicación manifiestamente restrictiva del reglamento, puesto que en el mismo tampoco se prohíbe explícitamente su comparecencia si así se le es requerida. En este sentido, el PP vuelve a aplicar su rodillo parlamentario para convertir el Senado en un búnker en el que aislarse de la realidad.

Sobre el resto de mociones del Pleno

El Grupo del Cambio (Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea) apoyó la iniciativa del Grupo Socialista “para derogar el Real Decreto 310/2016” por el que se regula el sistema de reválida que fue aprobado unilateralmente por el PP para la Educación Secundaria Obligatoria y de Bachillerato. , senadora valenciana de Unidos Podemos, ha comenzado su intervención citando a para afirmar que “la educación es el arma más poderosa si se pretende cambiar el mundo”. Según Lima, el PP también pretende cambiar la realidad con su reforma de la LOMCE, “pero lo pretende hacer en el mismo sentido en el que lo proponen la Conferencia Episcopal o la FAES”, afirmando que “para ustedes, señores del PP, la educación es un negocio, como la sanidad”. El PSOE ha aceptado varias de las enmiendas presentadas por Unidos Podemos, pero ha rechazado la inclusión de la más importante, que instaba a la derogación en su totalidad de la LOMCE, tal y como reclama el conjunto de la comunidad educativa. El senador vasco Josetxo Arrieta concluyó su intervención resumiendo la situación del sistema educativo español: “el panorama es desolador: la inversión pública cae a niveles de 2006 y en 4 años se han perdido 7.760 millones de euros en concepto de profesores, aulas, becas, material, etcétera. Hemos perdido a 24.200 docentes y el abandono escolar se sitúa en el 19,7%”.

Por otra parte, en la moción presentada por ERC sobre “el traspaso el servicio de la red de Rodalíes de Catalunya”, María Fraixanet, senadora de En Comú Podem, ha apoyado la iniciativa. “España es una potencia europea en movilidad sin aviones y en líneas de AVE, pero resulta que la movilidad cotidiana, el 90% de los viajes, son desplazamientos de cercanías que duran menos de una hora”. La senadora catalana ha aportado un dato esclarecedor: “este año el Gobierno invertirá 3.800 millones en el Ave y solo 290 en cercanías: hasta 13 veces menos en el servicio más usado”. Unidos Podemos ha votado positivamente la moción.

ha sido el responsable de apoyar la moción del PNV para “derogar la modificación del art. 135 de Constitución Española y del RD Ley 20/2012 de Medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y del fomento de la competitividad” porque “en nuestro país hay 1.200.000 personas dependientes reconocidas de las que 400.000 no reciben ningún tipo de ayuda, 100.000 de las cuales son grandes dependientes”.

La contrapropuesta del PP y su sesgo ideológico

Por último, en el Pleno de hoy se ha analizado la “propuesta de reforma del Reglamento del Senado por la que se modifica el artículo 49.3”, en la que se insta a la creación de una comisión no legislativa de “Derechos de la Infancia y la Adolescencia”. La propuesta del Grupo del Cambio (Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea) recoge el espíritu emanado de la Convención sobre los Derechos del Niño de (1989) que entiende que niños y niñas, así como los y las adolescentes, son sujetos de derecho con capacidad para ser agentes sociales activos, superando doctrinas paternalistas, y reforzando la necesidad de garantizarles unos derechos reales. Idoia Villanueva, promotora de la iniciativa, ha explicado que “en España residen actualmente 8 millones de menores que no disponen de derecho a voto o protesta, son ciudadanos de pleno derecho y deben poder ejercer sus derechos de manera real y efectiva sin distinción de ningún tipo”.

El PP, por su parte, ha contraprogramado la iniciativa con una propuesta de reforma del reglamento para crear una comisión de “Derechos de la Familia, la Infancia y la Adolescencia”. El texto presentado por el Partido Popular, ignorando todas las referencias internacionales en la materia, se fundamenta en un alegato de defensa de las políticas puestas en marcha por el PP durante la última legislatura. Se observa además un importante sesgo ideológico conservador que no aspira a garantizar los derechos de la infancia y la adolescencia, sino a reforzar una visión social marcadamente retrógrada.