​ En este foro ha resaltado el enorme reto que ha supuesto la puesta en marcha del nuevo periodo de Programación 2014-2020, por cuanto se trata de llevar a cabo una gestión de los Fondos enfocada a conseguir la mayor eficiencia y alcanzar unos resultados óptimos.

Ello- dijo Fernández Currás- ha significado elaborar un nuevo sistema de programación con la vista puesta en conseguir resultados, lo que ha supuesto para España un enorme reto pero en el que ha demostrado que reúne los requisitos legislativos, estratégicos y tiene la capacidad administrativa suficiente para llevar a cabo todas las actuaciones a financiar con Fondos. Asimismo, España ha logrado hacer una concentración de la Programación en una serie de prioridades, mucho más exigentes, pero también con más impacto en términos de alcanzar los objetivos de la UE2020, es decir, una más sostenible, más inteligente y más integradora. Destacó también la apuesta decidida de España por la I+D+I, las Tecnologías de la Información y las comunicaciones, el apoyo primordial a las PYME y el cambio hacia una economía baja en la utilización del carbono.

​En este sentido, la Secretaria de Estado explicó que el desarrollo de una serie de indicadores de productividad y de resultados permitirá hacer un seguimiento del avance de los Programas financiados por Fondos no solo desde el punto de vista financiero sino, especialmente, de su impacto real en la sociedad.

Subrayó también la coordinación y colaboración que ha existido durante todo el proceso de preparación de los Programas Operativos a poner en marcha y, tras agradecer el trabajo de todos los responsables regionales, aprovechó para recordar a las CCAA los retos aún pendientes para el cierre del periodo de programación 2007-2013 con cargo al cual todavía se pueden realizar inversiones hasta el 31 de diciembre de 2015.

“El esfuerzo conjunto de gestión ha sido muy destacable y qué duda cabe que el importante volumen de recursos provenientes de los Fondos europeos ha contribuido en parte a la situación económica actual de nuestro país, caracterizada por un saneamiento sin precedentes del déficit público, una bajada radical de la prima de riesgo con la consiguiente disminución de los intereses que debemos pagar para financiarnos y la creación neta de miles de empleos”.​