En este marco, Garmendia ha asegurado que la Presidencia Española ha contribuido de forma significativa al desarrollo futuro del Espacio Europeo de Investigación y a mejorar aspectos muy concretos de la investigación europea y que, en algunos casos, han sido introducidos por primera vez en la agenda política comunitaria.

El ha realizado una Reunión Informal de Ministros en San Sebastián y dos Consejos de Competitividad en los que se ha podido lograr un consenso europeo sobre más 30 temas en la agenda política de la UE. Dicha agenda política ha estado acompañada de un amplio programa de conferencias y actos, donde los principales agentes involucrados en la ciencia y la innovación europeas han podido contribuir a través con sus puntos de vista a los documentos de posición sobre diversos temas abordados por los Consejos de Competitividad durante la Presidencia.

Garmendia ha resaltado que la Presidencia Española ha desarrollado por completo y cumplido con éxito los objetivos y la agenda política planteada al inicio de ésta, alrededor de la integración, la implicación y la inclusión, los tres ejes de prioridades que han guiado todas las actuaciones del MICINN durante el semestre europeo. Hay que destacar que se han adoptado Conclusiones en el sobre cada uno de los ejes mencionados.

Impulso al Espacio Europeo de Investigación

La Presidencia Española de la UE ha dado un paso importante al abordar la movilidad y la carrera profesional de los investigadores europeos, primero en el Consejo de Competitividad de marzo y, posteriormente, llevando las conclusiones de éste por primera vez al , , (EPSCO) para que tomase medidas concretas en el ámbito de sus competencias.

Junto a la mejora de las condiciones laborales de los investigadores, la Presidencia Española ha abordado un número importante de cuestiones específicas como las infraestructuras científicas incluidas en la Hoja de Ruta del Foro Estratégico Europeo para las Infraestructuras de Investigación (ESFRI), las Asociaciones Público-Privadas (PPPs) y el apoyo a la mujer en la ciencia y la tecnología europeas. Estas cuestiones han sido recogidas en las conclusiones sobre diferentes aspectos del Espacio Europeo de Investigación (ERA, en sus siglas en inglés) aprobadas durante el último Consejo de Competitividad de mayo.

Además, la Presidencia Española también ha avanzado en aspectos concretos en materia de gobernanza del ERA reformulando, para dotarle de mayor peso político, el actual Comité de Investigación Científica y Técnica (CREST). Este compromiso con una mejor gobernanza de la ciencia tiene su reflejo en España en el proyecto de Ley de Ciencia, Tecnología e Innovación, en el que se plantea un nuevo esquema de relaciones entre la Administración General del Estado y las Comunidades Autónomas en materia de política científica y tecnológica.

Relacionado con lo anterior, la Presidencia Española también ha trabajado en revisar las estructuras y mecanismos de otra institución clave: el (ERC, en sus siglas en inglés). En este sentido, Garmendia ha recordado que la futura se inspirará en el modelo del ERC y en su apuesta por la excelencia y la competición por el talento.

También dentro de este eje la Presidencia Española ha impulsado la adopción de Conclusiones del Consejo dirigidas a proporcionar orientaciones políticas a la Comisión y a los estados miembros en relación con el próximo Plan Europeo de Investigación e Innovación , que será presentado en septiembre. Las conclusiones aprobadas del Consejo se articulan en cinco grandes ejes: financiación, mercados, gobernanza, regiones y personas, coincidiendo casi en su totalidad con los ejes abordados por la Estrategia Estatal de Innovación aprobada recientemente por el Consejo de Ministros.

Una ciencia más implicada en los grandes retos de la sociedad

A través del eje de la Implicación la Presidencia Española de la UE quiso poner énfasis en la necesidad de que la ciencia y la innovación den respuesta a los grandes retos, comenzando por la crisis económica. Este fue el tema principal de la llamada Declaración de San Sebastián/Donostia con el título “Ciencia para la recuperación y el crecimiento económico: aquí y ahora”. Este documento, que fue apoyado por unanimidad por los países de la Unión Europea, reivindica el papel de la ciencia aportando respuestas y soluciones en el marco de la crisis económica.

Garmendia ha explicado como, en el marco de este eje, la Presidencia Española ha avanzado en materia de simplificación de las trabas burocráticas dentro de los programas europeos de I+D, promoviendo la adopción de unas conclusiones en el Consejo de mayo acerca de esta materia. Unos cambios, que según ha indicado, serán muy beneficiosos especialmente para las PYMES ya que les permitirá optimizar mejor sus esfuerzos y concentrar sus recursos en investigación y menos en la gestión administrativa.

Se trata de un cambio legal y cultural que también tiene su paralelismo dentro de nuestras fronteras, donde el Ministerio de Ciencia e Innovación, a través del Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial –el CDTI, entidad que centraliza todas las ayudas a empresas del ha reducido las exigencias de avales y ha establecido procesos más eficientes y con menor burocracia.

La dimensión social de la ciencia

Garmendia ha expuesto el trabajo realizado por la Presidencia Española para que la Europa del conocimiento trabaje por una ciencia comprometida y de mayor sensibilidad. De este modo, el Consejo de Competitividad de mayo puso el foco por primera vez en la importancia del desarrollo de la dimensión social del ERA como una manera transversal de fomentar la excelencia científica y tecnológica —explorando además un espacio común entre la cooperación para el desarrollo y la I+D— y, al tiempo, reducir la pobreza y luchar contra la exclusión social.

Avance en el proyecto ITER

Por otra parte, Garmendia también ha hecho referencia al trabajo que desde la Presidencia Española se ha realizado para lograr un consenso en la Unión Europea sobre la viabilidad de la gran infraestructura internacional ITER, el mayor proyecto científico de la historia de la humanidad.