El objetivo de esta Cumbre es reforzar el compromiso mundial con la lucha contra el cambio climático y con el Acuerdo de París.

En la Cumbre Un Planeta se conmemorará aniversario de la Conferencia de las Partes COP 21 y el resultante Acuerdo de París, que se adoptó el 12 de diciembre de 2015 y entró en vigor el 4 de noviembre de 2016. También se buscará reforzar la financiación destinada a la lucha contra el cambio climático, así como a la adaptación a sus efectos, especialmente por parte de los países en desarrollo.

Está previsto que participen en la cumbre más de cien Estados, organizaciones internacionales, instituciones financieras y bancos internacionales y regionales, administraciones locales y representantes de la sociedad civil. Se calcula que habrá unos 2.000 participantes, y está prevista la participación de más de treinta jefes de Estado o de Gobierno.

España mantiene su firme compromiso con los esfuerzos internacionales de lucha contra el cambio climático. Junto con nuestros socios europeos, hemos asumido compromisos ambiciosos de reducción de emisiones, uso de energías renovables y aumento de la eficiencia energética, lo que ha permitido a España tener una tasa de emisiones per cápita inferior a la media de la UE y situarse en la senda para cumplir con sus objetivos en 2020. Además, y con vistas a asegurar el cumplimiento de los nuevos objetivos europeos para el año 2030, el Gobierno está trabajando en la elaboración de una Ley de Cambio Climático y Transición Energética, que permita abordar estas cuestiones desde una perspectiva amplia y fomentando la implicación y participación de todos los actores involucrados.

En la cumbre se abordarán, de manera particular, las iniciativas vinculadas a la financiación climática; esto es, la transferencia de recursos de países desarrollados a países en desarrollo para la financiación de proyectos y actuaciones en los ámbitos de lucha contra el cambio climático y de adaptación al cambio climático. A pesar de las restricciones presupuestarias, España ha venido incrementando anualmente sus contribuciones a la financiación climática desde 205 millones de euros en 2012 a 595 millones en 2016; en línea con el compromiso que adoptamos hace dos años en la COP de Paris de alcanzar los 900 millones de euros anuales a partir de 2020.