El almuerzo se ha celebrado en un tono de gran cordialidad. Ambos han subrayado las excelentes relaciones económicas y comerciales que unen a los dos países, y han puesto de relieve la gran sintonía política que se ha logrado en las relaciones bilaterales.

Los dos dirigentes han hablado sobre México y España, sobre la crisis económica, la situación política y los problemas relacionados con la seguridad.

El diálogo ha incluido también referencias regionales a Iberoamérica. El presidente del Gobierno ha aludido a la próxima Cumbre Iberoamericana que tendrá lugar en Cádiz en noviembre. Ambos han recordado que la primera Cumbre tuvo lugar en Guadalajara y han destacado la importancia de este foro de encuentro, concertación y diálogo. En este sentido han coincidido en el deseo de que la Cumbre sea un éxito de todos y concluya con una renovación del proceso.

Pool Moncloa

También en el contexto regional, México pertenece a la , un proyecto de integración económica que en opinión de ambos Presidentes tiene un enorme potencial de desarrollo para los países que lo integran y que España sigue con gran interés.

Finalmente, Rajoy y Peña Nieto han ratificado el deseo de sus Gobiernos de trabajar con el mismo espíritu de cooperación y de amistad que preside actualmente las relaciones bilaterales, de tratar de lograr que la relación sea lo más estrecha posible y de mantener abierto el diálogo y la concertación también a nivel regional.