El diálogo, que se ha desarrollado en un ambiente franco y de gran cordialidad, ha permitido abordar la situación actual de la Organización de Estados Americanos (OEA) y sus excelentes relaciones con España, ya que, como Estado Observador Permanente, España participa de forma muy destacada y activa en la organización.

Además, han podido tratar cuestiones de actualidad política y económica tanto en Europa como en América Latina.