El presidente del Gobierno se ha reunido en Berlín con la canciller alemana, , a quien ha explicado los esfuerzos de consolidación fiscal y las reformas estructurales puestas en marcha por el Ejecutivo para estimular el crecimiento económico y la creación de empleo.

Durante la rueda de prensa conjunta que ambos mandatarios han ofrecido al término de su reunión, Mariano Rajoy ha manifestado que va a plantear en el Consejo Europeo del próximo lunes que “los excedentes de fondos europeos puedan dedicarse a programas de generación de empleo”.

El presidente informará esta tarde sobre la propuesta al presidente del Consejo Europeo, , y posteriormente iniciará una ronda de consultas con el resto de los socios comunitarios.

Angela Merkel ha expresado su respaldo a la iniciativa porque considera que mejorará el empleo y la educación de los jóvenes y contribuirá reducir el desempleo.

Mariano Rajoy también propondrá que se abra un debate sobre el sistema de capitalización tradicionalmente conocido como modelo austriaco. “Que cada personas que trabaje dedique una parte de su cotización al desempleo, a hacer una pequeña mochila que pueda trasladar cuando cambie de trabajo”.

El presidente considera que la aplicación de esta medida en toda Europa “también podría favorecer la movilidad”.

Asimismo, planteará que las entidades financieras que hayan recibido ayudas públicas tengan una remuneración armonizada en todos los países de la Unión. “No queremos que aquellas entidades financieras que tengan dinero del contribuyente tengan unas remuneraciones que excedan de lo justo, lógico, razonable y respetuosos con los intereses de la gente”, ha subrayado.

Compromiso de reducción del déficit

Mariano Rajoy ha trasladado a Angela Merkel su compromiso con la reducción del déficit público porque considera que lo más “sensato y razonable” es no gastar por encima de las posibilidades y tener una deuda razonable.

Además, se ha mostrado convencido que de la consolidación fiscal y las reformas estructurales colocarán a España en la senda del “crecimiento sostenido y la creación de empleo”.

El presidente ha reconocido que el próximo año será duro y ha asegurado que está trabajando para el futuro. “Estos cuatro años son los de las reformas económicas y los de preparar el futuro”, ha dicho.

Reforma laboral

EFE

El presidente ha expresado su satisfacción por el acuerdo salarial alcanzado ayer entre empresarios y sindicatos para los próximos tres años. “Prácticamente no hay revisión según inflación y lo más importante es que por primera vez en la historia los salarios no dependen directamente de la inflación”, ha dicho.

Mariano Rajoy ha señalado que “los agentes sindicales y empresariales han estado a la altura de las circunstancias y la decisión que han tomado es buena para España y es un clavo más para establecer unas bases sólidas a efectos de conseguir una pronta recuperación”.