PREÁMBULO

El de Navarra acordó en 1991 su disolución para contribuir con lealtad y generosidad a la unidad del centro derecha navarro. Durante diecisiete años, el “Pacto foral de carácter permanente y estable” entre el PP y UPN ha sido extraordinariamente positivo y fructífero. Por eso somos los primeros en lamentar la ruptura unilateral del pacto por quien ha sido su principal beneficiario.

Ante esta situación, el Partido Popular se ve en el deber de proceder a su refundación en Navarra e invita al conjunto de la sociedad navarra a sumarse a un proyecto político netamente navarro y profundamente español y europeísta. Es la nuestra una propuesta basada en los principios del humanismo cristiano liberal, centrada y abierta como la que representa en el conjunto de España el Partido Popular.

Somos un partido de principios, valores y convicciones. Creemos que lo más importante que tienen los ciudadanos es su libertad. Nuestra acción política se desarrollará en todo momento con lealtad, transparencia y vocación de servicio al interés general.

Queremos una Navarra moderna y dinámica, integrada plenamente en el actual escenario global. Por ello es necesario que la voz de los navarros encuentre eco no sólo en todas las instituciones navarras, sino en todos los foros donde se deciden las grandes cuestiones que afectan de manera directa a nuestro bienestar y a nuestro futuro.

El Partido Popular de Navarra considera a tal efecto imprescindible la existencia de un partido nacional y de implantación en Navarra capaz de defender, con peso específico nacional y eficacia parlamentaria, la foralidad de Navarra como elemento nuclear del sistema constitucional y político español. Un partido que tenga capacidad y eficacia para defender los intereses de la Comunidad Foral en Navarra y desde las instituciones nacionales y europeas.

Navarra es una Comunidad diversa que fortalece nuestra identidad y que se enriquece con los elementos variados que la conforman. Ante proyectos políticos que tratan de cambiar o manipular nuestra identidad la solución no es desdibujarnos o renunciar a nuestros principios.

Es necesario que el centro derecha navarro recupere la iniciativa política y cultural en Navarra. No puede ser que los navarros que de modo mayoritario vienen apoyando nuestras ideas, principios y valores, por razones inexplicadas, por falta de nuevas ideas o, simplemente, por el agotamiento de sus líderes se conviertan en rehenes de otras opciones con las que podemos compartir el modelo constitucional y del Amejoramiento del Fuero pero con las que mantenemos discrepancias sustanciales en muchos aspectos de la vida pública. Estaremos siempre abiertos a los pactos con otras fuerzas políticas siempre que se respete nuestro compromiso con Navarra y con sus ciudadanos.

Son sobradamente conocidos los proyectos del nacionalismo vasco que de manera recurrente ha venido exhibiendo el llamado principio de la territorialidad y el diseño paraestatal de la quimera denominada Euskal Herria. Dicho proyecto diluye la identidad de Navarra y debe ser afrontado con eficacia y con posibilidades de éxito desde un partido que tenga la doble condición de ser profundamente navarro y profundamente español.

Navarra ha sufrido por ello muy significativamente el azote del terrorismo de ETA. Ha padecido con el conjunto de la sociedad española. Pero ha sabido mantener a lo largo de todos estos años de sufrimiento y de dolor una dignidad ejemplar. Su sociedad no ha dudado. Sus Instituciones no han flaqueado. Su ser político se ha mantenido firme y rigurosamente en pie.

Por eso, el Partido Popular de Navarra hará de la derrota del terrorismo y la defensa de las víctimas uno de los ejes de su programa político en Navarra, sin titubeos, dudas o tentaciones negociadoras en las que el precio político a pagar sea Navarra, tal y como ocurrió en el mal llamado proceso de paz entre el gobierno socialista de Rodríguez Zapatero y ETA.

El Partido Popular está firmemente convencido de que Navarra no debe acometer la defensa de su identidad, su historia, su cultura, su futuro y hasta su propia existencia como entidad política, en solitario, desde el mero localismo regionalista o la visión política del corto plazo.

Navarra tiene que tener la fortaleza de un partido navarro y foralista, pero también de ámbito nacional y europeo como el Partido Popular, para hacer eficazmente frente a todas las tentativas de disolución de su identidad.

Baste al efecto recordar cómo tras los resultados de las pasadas elecciones forales, sólo la presión realizada por el Partido Popular a nivel nacional abortó el proyecto socialista de entregar el Gobierno de la Comunidad Foral a un tripartito dominado por formaciones políticas partidarias de la anexión a la Comunidad Autónoma del País Vasco. Sin el Partido Popular, sin su contribución decisiva a la libertad de Navarra, la operación del gobierno PSN-nacionalistas habría prosperado sin lugar a dudas.

Roto el pacto con UPN, el ánimo de garantizar desde Navarra, desde su sociedad y desde sus Instituciones, pero también desde la sociedad y las instituciones españolas, la defensa de todos los puntos anteriores, ha hecho que el Partido Popular tome la decisión de proceder a su refundación como partido político de Navarra y para Navarra. En esta declaración de principios se expresan las bases ideológicas a las que ha de ajustarse nuestra acción política, inspirada en un modelo de sociedad basado en los princi­pios y valores de la democracia liberal y del humanismo de raíces cristianas dentro de nuestro actual Estado social y democrático de Derecho.

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS

1.- El Partido Popular de Navarra expresa su firme decisión de defender, mediante una acción política plenamente democrática, mo­derada y reformista, el derecho del pueblo navarro a conservar su identidad y a desarrollar su plena personalidad política en el seno de la nación española. El hecho foral forma parte de la identidad histórico-política de Navarra y de España, es un elemento diferencial de nuestro sistema constitucional y constituye un pilar político de primer orden para afrontar con garantías el futuro de Navarra y de España.

2.- Para el PPN, el Régimen Foral, como expresión dinámica de los derechos históricos de nuestro anti­guo Reino, constituye el instrumento adecuado para asegurar la libertad, estabilidad, cohesión y desarrollo del pueblo navarro.

3.- El PPN hace suya la inequívoca vocación española de Navarra y afirma que ser navarro es una de las maneras de ser español. Para el PPN, España es mucho más que un mero Estado fruto de la mera agregación de pueblos diversos. Por eso proclamamos, desde la afirmación de la personalidad navarra, que existe una identidad española como fruto de un pasado común y de una realidad política, social, económica y cultural también común a todos los pueblos que integran España. Los españoles, juntos, constituimos una gran nación de ciudadanos libres e iguales.

4.- El PPN apoya sin reserva alguna el Amejoramiento del Fuero, fundamentado en la voluntad democrática del pueblo navarro y en la tradición jurídica foral, que garantiza a Navarra su autogobierno en el marco de la Constitución española que ampara y respeta nuestros derechos históricos.

5.- El PPN valora como hecho fundamental en el devenir histórico de Navarra la armonización entre los Fueros y la Constitución Española, lograda por primera vez en el texto constitucional de 1978 que, no se olvide, mereció el respaldo de la mayoría absoluta del pueblo navarro.

6.- La Constitución garantiza la libertad de Navarra frente a cualquier intento de anexión a Euzkadi o Euskal Herria que pretenda hacerse contra la voluntad del pueblo navarro. En el marco de futuras reformas constitucionales, siempre que cuenten con el necesario consenso para llevarlas a cabo, el PPN abogará por la derogación de la disposición transitoria cuarta siempre que tanto en la Constitución como en el Amejoramiento se garantice que cualquier alteración del actual estatus constitucional de Navarra como Comunidad Foral propia y diferenciada se lleve a cabo con el respaldo del pueblo navarro expresado libre y democráticamente en referéndum.

7.- Para el PPN, el Fuero no es patrimonio de unos pocos sino de todo el pueblo navarro y, por tanto, no puede ser bandera exclusiva de ningún grupo o partido.

8.- El PPN, tan pronto como alcance representación en las instituciones forales, impulsará cuantas medidas sean precisas para el fortalecimiento de la familia, como institución básica de la convivencia social; la defensa de la democracia lo­cal, concretada en la autonomía municipal y concejil; la regeneración y revitalización democrática; la participación permanente del pueblo en las tareas comunitarias; la promoción y aliento de la iniciativa privada socialmente responsable; el rechazo de toda clase de corrupción; y el decidido apoyo a los débiles y los marginados.

9.- El PPN asume la diversidad de Navarra, por lo que manifiesta su voluntad de valorar, defender y desarrollar la riqueza del patrimonio cultural de la Comunidad Foral. Nos opondremos a cualquier discriminación lingüística de los ciudadanos de Navarra y consideramos que el español es el idioma propio de toda la Comunidad al tiempo que el vascuence también lo es en las zonas vascófonas.

10.- Nos comprometemos a fomentar la historia y la cultura de Navarra y su inserción en el conjunto nacional.

11.- El PPN rechaza, condena y combate la violencia terrorista, defiende la unidad de las fuerzas democráticas frente al terrorismo y apoya incondicionalmente cuantas medidas adopten los poderes públicos, con pleno respeto a las exigencias del Estado de Derecho, para erradicar este auténtico cáncer para nuestra democracia. Por todo ello, el PPN se opondrá con toda firmeza a la posibilidad de que se altere el actual «status» constitucional de Navarra en virtud de acuerdos, direc­tos o indirectos, que puedan establecerse con la banda terrorista ETA. Contamos, para ello, con el respaldo de un gran partido, el Partido Popular, cuya firme postura en defensa de la libertad de Navarra ha quedado demostrada en todo momento.

12.- El PPN considera que la celebración de una consulta popular sobre el destino de Navarra, que sea fruto de conversaciones políticas con los terroristas en contra de la voluntad de las instituciones forales, además de un atentado contra la Constitución, supondría la ruptura del consenso constitucional. Rechazamos por tanto cualquier negociación con los terroristas o con cualquier grupo político que los represente que trate de alterar el actual marco institucional de Navarra.

13.- El PPN sostiene la necesidad de proceder al desarrollo en su integridad del Amejoramiento del Fuero, asumiendo las competencias pendientes, sin perjuicio de su ampliación en el marco de la unidad constitucional y de la disposición adicional primera del Amejoramiento.

14.- El PPN proclama el carácter y la vocación europea de Navarra y, en consecuencia, considera que la Comunidad Foral debe colaborar con el Estado español en la construcción de la unidad política de Europa.

15.- El PPN invita a cuantos ciudadanos navarros sientan la necesidad de participar en un proyecto político popular, inspirado en los principios expuestos en esta declaración, a unir su esfuerzo al de cuantas perso­nas desde la plena aceptación de similares principios, vienen trabajando en todas las Comunidades de Es­paña para la construcción de esta gran alternativa popular que representa el Partido Popular.

16.- Todo lo anterior se resume en el lema POR NAVARRA, CON ESPAÑA, EN EUROPA .

-Como navarros, somos un partido comprometido con Navarra y con la libertad y las aspiraciones de sus ciudadanos.

-Como españoles, deseamos trabajar junto a los demás ciudadanos de nuestro país para la consecución de una sociedad más libre, justa y solidaria.

-Como europeos, queremos contribuir a la Europa de la libertad y del progreso, a la causa de la paz inter­nacional y al respeto en todo el mundo de los derechos humanos.

Un compromiso en el que todos los ciudadanos de Navarra tienen plena cabida.